La variante Delta es una mutación del virus que lo hace más transmisible y más agresivo para los humanos.

Los casos fueron identificados entre el 24 de junio y el 10 de julio por el Instituto Costarricense de Investigación y Enseñanza en Nutrición y Salud (Inciensa).

Del total de infectados, siete ya se encuentran recuperados y nueve están enLa  dicho proceso, pero ninguno ha fallecido ni requerido hospitalización, de acuerdo con el Ministerio de Salud.

Por otra parte, 3 de los pacientes se hallaban vacunados, dos de ellos con el producto de Pfizer y el tercero con el de Johnson y Johnson, añade el informe.

Un cuadro con las residencias de los pacientes muestra una amplia distribución territorial, con casos en 6 de las 7 provincias. Se registran contagios en San Carlos, Alajuela Centro, Guatuso y San Ramón: en el cantón central de San José, Desamparados y Pérez Zeledón; en el cantón central de Puntarenas y en Corredores; en Heredia en el cantón central  y en Barva; en Limón en el cantón central y en Cartago en el Guarco.

El microbiólogo Francisco Duate, de Inciensa, señaló que “en este momento es clave para la prevención y control de la Covid-19 seguir aplicando las medidas recomendadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Ministerio de Salud, que ya todos conocemos”.

Esto, dijo, “es indispensable” para contener la transmisión del virus. “El lavado de manos adecuado y frecuente; el uso de mascarilla, el distanciamiento social y el protocolo de tos y estornudo”.

Ahora más que en cualquier momento anterior es necesario aplicar esas medidas ante la transmisibilidad que caracteriza a la variante Delta, subrayó Duarte.