La Contraloría General de la República (CGR) señala que en el primer trimestre de 2020 el país registro una fuerte desaceleración de la actividad económica que se manifestó en la contracción de 4,3% del PIB al cierre del primer semestre del año[6]”.

Entre los principales impactos de este resultado, precisa el informe, “el Banco Central señala[7] el aumento en la tasa de desempleo hasta alcanzar un 20,1% y una tasa de subempleo del 17,6% en el trimestre marzo-abril-mayo, pero a junio estos porcentajes alcanzan el 24,0% y el 20,5% respectivamente. La actividad económica más afectada es hoteles y restaurantes con una caída interanual de 49,5%, seguida por transporte y almacenamiento con una caída de 38,1%”.

La Contraloría retoma las cifras que reveló, el pasado 30 de julio, el Banco Central (BCCR) cuando informó que para el 2020 “se espera que el PIB caiga en un 5,0%, considerablemente más que la caída del 3,6% estimada a finales de abril, y en franco contraste con el crecimiento del 2,5% que se esperaba en enero, convirtiéndose en la mayor contracción registrada desde el año 1982. La significativa variación de esta proyección se asocia a que la segunda ola de la pandemia ha sido más agresiva, lo cual repercutió en el programa de apertura con que contaba el país.

Prosigue la CGR señalando que, “al 30 de junio de 2020, el déficit financiero del Gobierno Central se ubica en un 4,0% del PIB, mayor en 0,9 puntos porcentuales que el observado al 30 de junio de 2019 (3,1%). A este incremento contribuyó la menor recaudación tributaria en el primer semestre 2020 (11,6% menos que en el primer semestre 2019[8]) y el mayor gasto por concepto de intereses, que crecieron un 14,9%, representan el 22,1% de los gastos totales y cuyo crecimiento equivale al 43,0% del crecimiento en el déficit” indicó.

Mientras que la deuda del Gobierno Central se ubica en un 64,6% del PIB a junio, y el Ministerio de Hacienda estima que cerrará en un 70,2% al finalizar 2020 y un 76,6% al finalizar 2021[9].

El BCCR[10] ha venido informando sobre el mercado cambiario que ha mantenido un comportamiento relativamente estable, “aunque en el segundo trimestre 2020 mostró un ligero movimiento al alza; además, proyecta que para lo que resta de 2020 y en 2021, la inflación se mantendrá por debajo del límite inferior del rango de tolerancia definido para la meta de inflación (2%-4%)”.

Sobre las proyecciones económicas existen riesgos asociados a la conducción de la política fiscal.

El BCCR ha advertido[11] que sus proyecciones sobre la evolución de la actividad económica fueron realizadas en un marco de alta incertidumbre y están expuestas a riesgos externos e internos.

Dentro de los riesgos internos, señala el BCCR el deterioro de las finanzas del Gobierno Central en relación con lo pronosticado, sobre lo cual indica que un déficit primario mayor al proyectado para el 2020 y 2021 podría manifestarse en una mayor incertidumbre y una presión al alza sobre las tasas de interés locales, con efecto neto negativo sobre la demanda agregada; añade el BCCR que el impacto podría ser más severo si el deterioro fiscal se debiera a la ausencia de aprobación de medidas de contención fiscal por parte de la Asamblea Legislativa. Explica el BCCR que, como consecuencia del aumento en la incertidumbre y las tasas de interés, la brecha del producto se haría aún más negativa y reduciría las presiones inflacionarias, lo que aumenta la probabilidad de que ésta se ubique por debajo de lo proyectado.

Asimismo, sobre el acceso limitado a financiamiento externo del Gobierno Central, refiere el Banco Central a los supuestos realizados sobre el monto de los recursos provenientes de créditos multilaterales para apoyo presupuestario del Gobierno Central, e indica que en ausencia de aprobación legislativa para estos recursos, el financiamiento requerido tendría que ser atendido en el mercado local, lo que presionaría al alza las tasas de interés, reduciría el crédito al sector privado e impactaría negativamente las finanzas públicas.

Notas al pie:

Banco Central de Costa Rica, 2020. Revisión del programa Macroeconómico 2020-2021. Disponible en: https://activos.bccr.fi.cr/sitios/bccr/publicaciones/DocPolticaMonetariaInflacin/Revsion-Programa_Macroeconomico-2020-2021_informe.pdf[6] Según Banco Central de Costa Rica, 2020. Revisión del programa Macroeconómico 2020-2021. Disponible en: https://activos.bccr.fi.cr/sitios/bccr/publicaciones/DocPolticaMonetariaInflacin/Revsion-Programa_Macroeconomico-2020-2021_informe.pdf[7] Banco Central de Costa Rica, 2020. Revisión del programa Macroeconómico 2020-2021. Disponible en: https://activos.bccr.fi.cr/sitios/bccr/publicaciones/DocPolticaMonetariaInflacin/Revsion-Programa_Macroeconomico-2020-2021_informe.pdf[8] El Banco Central de Costa Rica señala que de no haberse aprobado la moratoria fiscal en marzo, la recaudación tributaria del Gobierno Central hubiera aumentado en un 0,8%.[9] Ministerio de Hacienda, 2020. Hacienda anuncia proyecciones fiscales para cierre del año y para 2021. Disponible en: https://www.hacienda.go.cr/docs/5f23596f3346d_CP%20110%20Proyecciones%20fiscales%20%202020%20y%202021.pdf[10] Banco Central de Costa Rica, 2020. Revisión del programa Macroeconómico 2020-2021. Disponible en: https://activos.bccr.fi.cr/sitios/bccr/publicaciones/DocPolticaMonetariaInflacin/Revsion-Programa_Macroeconomico-2020-2021_informe.pdf[11] Banco Central de Costa Rica, 2020. Revisión del programa Macroeconómico 2020-2021. Disponible en: https://activos.bccr.fi.cr/sitios/bccr/publicaciones/DocPolticaMonetariaInflacin/Revsion-Programa_Macroeconomico-2020-2021_informe.pdf