Los caligalleros causan un severo daño ambiental en Crucitas, aseguran las autoridades.

La operación se desarrolla en distintos puntos del país para desmontar la estructura, según el jerarca de la policía judicial, quien explicó que el oro proviene principalmente de la zona de Crucitas, cerca de la frontera con Nicaragua, donde la actividad de los mineros ilegales (coligalleros) provoca severosd años ambientales. 

La estructura también adquiere el metal de coligalleros que lo extraen ilegalmente del Parque Nacional de Corcovado, en la Pensínsula de Osa, precisó.

La existencia de la red empezó a ser investigada por el OIJ y la Fiscalía desde abril de 2019, mencionó el funcionario, luego de que a policía del aeropuerto Juan Sanamaría alertó sobre un incremento "desproporcionado" de las exportaciones de oro a través de esa terminal aérea.

Espinoza dijo que se ha efectuado 33 allanamientos en diferentes lugares del país y que se ha logrado detener a 23 presuntos involucrados en esta actividad ilegal, de un total de 36 que integraban la lista inicial de sospechosos.

En 2010, la justicia costarricense suspendió definitivamente un proyecto de la empresa canadiense Infinito Gold para explotar oro en un terrreno de 70 hectáreas en Crucitas, debido al fuerte impacto ambiental que provocaría.

La decisión fue el último episodio de un largo litigio que tuvo fuertes repercusiones políticas y legales, pues la iniciativa había sido apoyada con un decreto de interés nacional por el entonces presidente Oscar Arias (2006-2010).

Los terrenos sobre los que la empresa canadiense había iniciado trabajos quedaron abandonados y fueron invadidos por los coligalleros, muchos de ellos migrantes nicaragüenses. La policía ha efectuado varios operativos para sacar a los mineros ilegales de dichos terrenos, pero estos regresan poco después para seguir sus actividades.

En esta ocasión, el OIJ también desplegó efectivos en las zonas de Crucitas y de Corcovado para desmontar la actividad minera ilegal, aseguró Espinoza.