El fiscal de distrito Cyrus Vance le ha propinado otro golpe al presidente Trump.

En un fallo de 103 páginas, el juez del distrito sur de Nueva York Víctor Marrero consideró justificado el pedido del fiscal Vance, un demócrata que reclama hace un año al bufete contable de Trump, Mazars, los impuestos del presidente de 2011 a 2018.

En julio, la Corte Suprema de Estados Unidos ya había rechazado el pedido de inmunidad de Trump en una investigación penal sobre sus declaraciones de impuestos, y dictaminó que éstas deben ser entregadas al fiscal.

Pero pese a ese fallo Trump volvió a llevar el caso ante una corte de distrito neoyorquina, presentando otras objeciones: que el reclamo de Vance era de "mala fe" y "demasiado amplio".

El fallo del juez Marrero negativo al presidente, no obstante, puede ser apelado por Trump.

"Probablemente terminaremos otra vez en la Corte Suprema. Pero esto es simplemente una continuación de la caza de brujas más horrorosa en la historia de nuestro país", dijo el jueves Trump en la Oficina Oval, consultado sobre el asunto.

Durante su campaña electoral Trump prometió publicar sus declaraciones de impuestos, pero nunca lo hizo. Es el primer presidente desde Richard Nixon que se niega a difundir sus declaraciones de impuestos.

Como la investigación de Vance parte de una decisión adoptada por un gran jurado cuyas deliberaciones son secretas, nadie sabe exactamente lo que busca el fiscal en esos documentos impositivos que pide al bufete Mazars.

Inicialmente, se creía que la investigación se centraba en un pago efectuado a la actriz pornográfica Stormy Daniels para comprar su silencio por una supuesta relación con Trump, en violación de la ley estadounidense de financiación electoral.

Pero la fiscalía dio a entender recientemente que la investigación podría ser más amplia y extenderse a "posibles comportamientos delictivos en el seno de la Organización Trump", la empresa que reagrupa los negocios del exmagnate inmobiliario y que no cotiza en bolsa.

Sea cual sea el resultado de la batalla judicial, nadie espera que las declaraciones de impuestos de Trump sean divulgadas antes de las elecciones presidenciales del 3 de noviembre.