Las mujeres son las más afectadas por la falta de puestos de trabajo pues representan el 13,1% del total de desempleados, frente a un 8,8% de los varones, precisó el informe.

Por otra parte, la tasa de participación en el mercado laboral costarricense es del orden del 62,7% de la población en edad de trabajar. Esto significa que, aparte del 10,4% que ha buscado empleado y no lo pudo encontrar, hay un 26,9% de costarricenses que están fuera por decisión personal, alguna limitación o porque no tienen esperanza de encontrar empleo.

Dentro de este indicador, la tasa de participación, de los hombres es del 76%, frente al 48% de las mujeres.

“Sin embargo, se observa un incremento de 65 mil personas en la fuerza de trabajo residente en la zona rural, lo que produjo un aumento de 3,4 puntos porcentuales en la tasa neta de participación laboral rural, alcanzando un 60,8% de la población en edad de trabajar”, señaló el Inec.

Aun así, este cambio no originó variaciones en la tasa a nivel nacional, dado que no contrarresta el comportamiento de la participación urbana, que se mantiene prácticamente invariable entre los segundos trimestres del 2012 y el 2013.