Christiana Figueres durante el lanzamiento de la estrategia "Descarbonicemos Costa Rica".

“Como líder mundial en sostenibilidad, la nación centroamericana ha elaborado un plan detallado para descarbonizar la economía antes de 2050, en línea con el Acuerdo de París y los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU. Con esta iniciativa el país espera abrir el camino para que otras naciones frenen las emisiones de gases de efecto invernadero, causantes del cambio climático y sus devastadores efectos”, señala El Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA).

El premio, concedido en la categoría de Liderazgo Político, será recibido por el presidente Carlos Alvarado en Nueva York, el 26 de setiembre próximo.

La ONU explica que el éxito de Costa Rica al colocar las preocupaciones ambientales en el centro de sus estrategias políticas y económicas es evidencia de que la sostenibilidad es alcanzable y económicamente viable.

"Costa Rica ha sido pionera en la protección de la paz y la naturaleza, y es un ejemplo para la región y para el mundo. El cambio climático exige una acción urgente y transformadora de parte de todos nosotros y, con sus ambiciosos planes para descarbonizar la economía, Costa Rica está a la altura de ese desafío”, dijo Inger Andersen, directora ejecutiva del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente.

“Las emisiones globales están alcanzando niveles récord y debemos actuar ahora para avanzar hacia economías más limpias y resilientes. Es emocionante ver a Costa Rica tomar medidas tan decisivas en esta dirección”, añadió.

El Plan Nacional de Descarbonización de Costa Rica se dio a conocer en febrero de este año e incluye objetivos a mediano y largo plazo para reformar el transporte, la energía, la gestión de residuos y el uso de la tierra. El objetivo es lograr cero emisiones netas para 2050, lo que significa que el país no producirá más emisiones de las que puede compensar, a través de acciones como el mantenimiento y la expansión de sus bosques.

Actualmente, más de 98% de la energía de Costa Rica se produce con fuentes renovables, y la cobertura forestal alcanza más de 53% del territorio después de un arduo trabajo para revertir décadas de deforestación.

En 2017, el país funcionó únicamente con energía renovable durante un récord de 300 días continuos. El objetivo es que toda la electricidad provenga de fuentes renovables en 2030. Ese año, 70% de los autobuses y taxis deberán ser eléctricos, y 100% deberá cumplir con ese requisito en 2050.