Los megaoperativos han contribuido a disminuir las cifras de criminalidad, según el informe.

En los últimos doce meses se registró 545 homicidios, cifra que representa una baja de 5% con respecto a los 573 del año pasado. En el caso de los femicidios, la reducción es aún más significativa pues pasaron de 26 en 2018 a 14 en el presente año, una disminución del 46%.

Los delitos contra la propiedad, como robos, hurtos y asaltos, también fueron a la baja, pasando de 56.462 casos en el 2018 a 53.157 en el 2019, un 6% menos.

Los datos fueron dados a conocer por el ministro del ramo, Michel Soto, en una conferencia de prensa en que se dio a conocer la labor del gobierno en materia de seguridad pública.

El presidente Carlos Alvarado, que estuvo presente en la rendición de cuentas, subrayó la importancia que ha tenido el trabajo institucional preventivo en esta disminución de la criminalidad y aseguró que su gobierno seguirá los esfuerzos necesarios para mantener la tendencia.

En particular, dijo, el gobierno seguirá respaldando la labor que realiza el Sistema Nacional de Atención y Prevención de la Violencia contra las Mujeres, coordinado por el INAMU,  que entre otros objetivos busca la erradicación de los femicidios mediante la prevención.

Por su parte, el ministro Soto destacó  el despliegue este año de 112 “mega-operativos” en todo el territorio nacional; la capacitación de 275 nuevas comunidades en el marco del Programa de Seguridad Comunitaria y de 243 comercio en el Programa de Seguridad Comercial.

También llamó la atención sobre un aumento en el  número de armas de fuego decomisadas.

 

Decomisos de cocaína

Durante el periodo, las autoridades costarricenses decomisaron 35 toneladas de cocaína y cerca de 10 toneladas de marihuana. Además fueron destruidas 1,3 millones de plantas de cannabis.

“En síntesis, disminuyeron los homicidios y delitos contra la vida y se incrementó la cantidad de sospechosos detenidos; bajaron los femicidios y aumentaron los aprehendidos por violencia intrafamiliar y las deportaciones de extranjeros en condición migratoria irregular”, resumió Soto.

“Hoy hay menos prófugos de la justicia, así como menos armas en las calles de las comunidades de nuestro país”, concluyó