Pompeo hizo escala en San José en una gira que también incluyó Colombia y Jamaica, destinada a fortalecer el apoyo regional a los esfuerzos de Washington por forzar la salida del presidente Nicolás Maduro en Venezuela.

El jefe de la diplomacia estadounidense también promueve la reeleción como secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA) del uruguayo Luis Almagro, uno de los enemigos acérrimos de Maduro y su gobierno.

En conferencia de prensa tras la reunión con Pompeo, Alvarado dijo que reafirmó el compromiso de su gobierno en “auspiciar soluciones democráticas” tanto en Venezuela como en Nicaragua, debido a la persistente violación de los derechos humanos en ambas naciones.

“Respetamos que deben ser soluciones de los  nicaragüenses y de los venezolanos, pero también levantamos la voz cuando hay violaciones contra la vida de las personas o contra la libertad de prensa”, agregó.

“Ese es el esfuerzo en que seguiremos, buscando auspiciar elecciones libres con observación internacional y que sean los ciudadanos de esos países los que logren resolver y retornar bajo un marco constitucional de garantías a un régimen democrático”.

Por su parte, Pompeo manifestó que Estados Unidos no cree en la oferta de diálogo que hizo Maduro recientemente.

“No hemos visto prueba de que Maduro esté interesado en tener elecciones libres y justas. El sabe que perdería”, aseguró.

 

Calificación turística

Alvarado dijo que pidió a Pompeo una revisión de la calificación de seguridad que el Departamento de Estado ha dado a Costa Rica en días pasados, rebajándola de 1 a 2 en una escala de 4.

Esta calificación constituye una advertencia para los ciudadanos estadounidenses acerca de las condiciones de seguridad que los diferentes países ofrecen a los turistas.

Alvarado lamentó que esa medida se haya dado en momentos en que el país ha reducido la tasa de homicidios de manera consistente en los últimos dos años.

“De los 3 millones de visitantes (que recibe el país cada año), la tasa de afectación por la criminalidad está en el 0,02% y son crímenes de pequeña cuantía y no contra la vida”, dijo el mandatario costarricense.

“Costa Rica no tiene amenazas terroristas peero comparte su posición, ahora que bajó la calificación, con países que tienen tasas de 50 homicidios por cada 100.000 habitantes, cuando la nuestra está en 11 por cada 100.000”.

El presidente dijo que la solicitud de revisión no es porque se tema una baja del número de visitantes y una afectación económica, sino sobre todo por razones de prestigio.

El secretario de Estado dijo que solicitaría hacer una revisión muy cuidadosa del tema y que lo haría lo antes posible, pero no adquirió ningún compromiso al respecto.

Sin embargo, subrayó que 1,5 millones de estadounidenses vinieron a Costa Rica en 2019 “y tengo confianza en que la misma cifra vendrá este año”.

Pompeo también exaltó el trabajo de Costa Rica en materia de seguridad, en particular el trabajo de las autoridades locales en la lucha contra el narcotráfico.