Carabineros y manifestantes se enfrentan durante la protesta docente en Santiago. Imagen: AFP

Varios miles de profesores, según los organizadores de la manifestación, marcharon por tres calles del centro de Santiago en medio de gritos y cantos acompañados por tambores y banderas en la tercera gran manifestación de los docentes chilenos desde que hace tres semanas iniciaran la huelga que tiene a unos 600.000 estudiantes sin clases.

El paro se mantiene a la espera de que el Gobierno dé respuesta a una serie de demandas, tras rechazar los docentes una primera propuesta que catalogaron de “insuficiente”. Los docentes afirman que no responde a dos de sus principales exigencias: un bono para profesores de educación diferencial y la cancelación de una reforma al plan de estudios de secundaria anunciado por el Gobierno.

“Nosotros estamos dispuestos a negociar y dialogar este conflicto. No estamos en un gallito (pulseada) político con el gobierno. Lamentablemente la ministra (de Educación) no ha sido parte en buscar una solución”, dijo a la prensa Mario Aguilar, presidente del Colegio de Profesores de Chile. La ministra de Educación, Marcela Cubillos, quien no ha participado de las negociaciones con los maestros y derivó esta tarea a un subalterno, manifestó en esta jornada que la huelga de los profesores se mantiene “por razones políticas”.

La marcha concluyó en el paseo Bulnes, a pocos metros del palacio gubernamental de La Moneda, donde decenas de estudiantes  –varios de ellos encapuchados– iniciaron disturbios que fueron dispersados por la Policía y que dejaron 30 detenidos y tres uniformados lesionados, según informaron las autoridades.

Uno de los detenidos fue un estudiante de 17 años del Instituto Nacional que resultó con quemaduras en las manos tras explotarle una bomba molotov. El estudiante está fuera de peligro y pertenecía a un grupo que se trepó al techo del Instituto para lanzar bombas contra la policía que resguardan el establecimiento. Luego de este incidente la policía entró al instituto y lanzó gas lacrimógeno en el lugar

La manifestación de los profesores fue pacífica, e incluso realizaron un cordón humano para evitar mezclarse con los encapuchados, a quienes recriminaron por realizar desmanes en medio del acto de cierre de la marcha. Los conflictos en educación tienen otros flancos que jaquean al Gobierno. Mientras educadoras de prescolar protestan en rechazo a un proyecto de ley que prevé entregar recursos públicos a establecimientos privados; estudiantes del Instituto Nacional, el liceo público más emblemático de Chile, están en pie de guerra desde hace tres meses exigiendo mejoras en su escuela.

Lo que exigen los estudiantes son mejoras en la infraestructura del colegio y crear protocolos sobre la violencia de género.  A pesar de que hubo reuniones entre los estudiantes y las autoridades del instituto, las manifestaciones se han multiplicado y hubo tomas del colegio que dejó un saldo de más de 30 alumnos detenidos.

El Instituto Nacional fue inaugurado en 1813 y por sus aulas asistieron importantes figuras políticas de Chile. Actualmente cuento con 4.000 alumnos y recientemente, hace unos meses se autorizó el ingreso a estudiantes mujeres