El nuevo laboratorio, que se construyó a un costo de 260 millones de colones (unos 4,5 millones de dólares) dará servicio a un grupo de 80 estudiantes que trabajan en la investigación del plasma como fuente de energía de fusión.

El plasma es definido como el cuarto estado de la materia, que se da cuando los atómos de un gas, sometido a altas temperaturas, se rompen y dejan libres sus electrones, lo que produce la generación de una poderosa energía. 

“La fusión nuclear nos brinda la enorme oportunidad de obtener grandes cantidades de energía limpia, respetuosa del medio ambiente y con mayor seguridad que los combustibles fósiles. Además, los estudios indican que es la mejor opción conocida para abastecer la demanda energética futura de la humanidad”, afirmó el coordinador del Laboratorio de Plasmas para Energía de Fusión y Aplicaciones del TEC, Iván Vargas, durante la inauguración del laboratorio.

En la actividad participó el presidente Carlos Alvarado, quien realizó un recorrido por el nuevo laboratorio en compañía de profesores y estudiantes del TEC.  

El Presidente afirmó que Costa Rica tiene grandes desafíos en la actualidad. “Vivimos en una época que está teniendo transformaciones tecnológicas profundas y aceleradas. Exploraciones como la que realizan estos jóvenes nos ponen a la vanguardia contra el cambio climático”, señaló.

Según los académicos del TEC, con la inauguración de este laboratorio, Costa Rica ingresa a un club muy exclusivo de América Latina al que solo pertenecenían hasta ahora Chile y Brasil".

El 29 de junio de 2016, el TEC realizó la primera descarga de plasma de alta temperatura en un dispositivo único en la región: el llamado Stellarator de Costa Rica 1 (SCR-1). En el mundo, solo ocho países realizan investigaciones en un dispositivo de tipo Stellarator para producir electricidad: Estados Unidos, China, Japón, Rusia, Alemania, España, Ucrania y Costa Rica.

Este Laboratorio también tiene un elemento especial: cuenta con un Tokamak Esférico. Esto convierte a Costa Rica, Estados Unidos y Japón, como los únicos países en contar, con dos dispositivos (un Tokamak esférico y un Stellarator), de alta tecnología para investigar energía por fusión.

En la actualidad Costa Rica está en proceso de acreditarse como el primer Centro de Colaboración en Plasmas y Fusión Nuclear del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) del mundo, con lo cual se convertirá en el centro de referencia para la región latinoamericana y del Caribe.