Según la funcionaria, los ataques se dieron de forma independiente en dos puntos distintos del departamento de Matagalpa y dejaron como resultado cinco muertos y 19 heridos. Policía no explica cuál fue el móvil del crimen. Atacantes se escondieron en la oscuridad de la noche.

En conferencia de prensa, acompañada de la plana mayor de la jefatura policial, Granera explicó que los capturados serían los sospechosos  de la primera masacre acontecida a la altura del Kilómetro 75 de la Carretera Managua-Matagalpa, en el sector de Puertas Viejas. Los sospechosos habrían atacado a mansalva un autobús marca International multicolor, cuyo número de placa es MT16132.

Durante su comparecencia, la primera comisionada no explicó cuál fue el móvil de los hechos y sólo permitió dos preguntas de los medios. Sin embargo, declaró que – a petición del comandante Daniel Ortega- la institución no escatimará esfuerzos para esclarecer el caso a la brevedad. La Policía asegura que se trata de una banda delincuencial.

 “La Policía Nacional no está dispuesta a dejar que unos pocos arrebaten la vida de la mayoría”, aseguró Granera, al tiempo que alabó la eficacia policial e informó que los sospechosos han sido trasladados a la Dirección de Auxilio Judicial en Managua.

Con respecto a los atacantes de la masacre ocurrida en San Ramón, Granera explicó que un equipo especializado está trabajando en su captura y aclaró que, por razones de seguridad, aún no se revelaban más detalles al respecto.

Sólo se limitó a decir que los atacantes se escondieron detrás de los arbustos ubicados en el camino por donde pasarían los autobuses y que se colocaron a unos 15 metros de ruta, dejando nueve casquillos de fusil AKA y 22 de escopeta, en el primer ataque, y 11 casquillos de fusil AKA quedaron en el lugar del segundo.

De acuerdo a la funcionaria, los dos buses que fueron baleados no contaban con protección policial. Granera aclaró que el hecho ocurrió porque los ciudadanos que iban dentro de los autobuses decidieron regresar a sus hogares sin protección policial, supuestamente garantizada para los simpatizantes del Frente Sandinista que todos los años se congregan en la Plaza.

Granera trató a la banda de criminales. Minutos antes, la primera dama y vocera del gobierno, Rosario Murillo, había dicho: los atacantes "son pero que bestias, hemos sido atacados, hemos sido violentados, hemos sido agredidos”.

(http://bit.ly/1nZDwfx)