Foto: Asociación de Estudiantes de la Universidad de Costa Rica, Sede del Pacífico (AEUSP)

Al día de hoy lunes 21 de octubre se mantiene la toma pacífica y el cierre técnico de la Sede de la Universidad de Costa Rica, en El Cocal de Puntarenas, por parte de estudiantes que protestan por los recortes para la universidad superior pública. La toma inició el pasado 16 octubre y detonó una serie de acciones y movimientos estudiantiles en todo el país.

Valerie Elizondo, estudiante de gestión cultural en la Sede del Pacífico e integrante del Movimiento, confirmó que esta mañana realizaron una Asamblea de estudiantes y que acordaron mantener la toma de forma indefinida.

“Todos seguimos esperando resoluciones de parte de las autoridades universitarias y se va a mandar una delegación de estudiantes a la manifestación en San José", dijo Elizondo.

Para mañana martes 22 está prevista una marcha hacia Casa Presidencial llamada “Somos U Públicas” en protesta por los recortes y restricciones presupuestarias impulsadas por el Ministerio de Hacienda hacia la educación superior y las personas trabajadoras. La movilización fue convocada por el movimiento estudiantil y a ésta se sumarían estudiantes, docentes y administrativos de las cinco universidades públicas del país.

Falta de plazas docentes y posibles recortes a acción social

Durante el fin de semana, las y los jóvenes que permanecen en la toma de la Sede del Pacífico organizaron talleres, charlas informativas sobre el presupuesto, show de talentos y juegos tradicionales.

De acuerdo con la Asociación de Estudiantes de la Universidad de Costa Rica, Sede del Pacífico (AEUSP) el presupuesto 2020 que el Consejo Universitario aprobó para la sede no es suficiente para cubrir las plazas de docentes necesarias para suplir la demanda que presenta el aumento de estudiantes. También se están manifestando en contra de los recortes previstos en proyectos de acción social y ante el eventual cierre de carreras. Afirman que, además, estos impactos golpearán a una provincia ya de por sí afectada por altos índices de desempleo y pobreza, y con mucha necesidad de oportunidades para la población joven.

Según precisó Elizondo, citando documentos de la dirección de la Sede, para el presupuesto 2020 fueron asignados 64 tiempos docentes a la Sede, cuando requieren 86, debido a la demanda.

“Esto a pesar de que la universidad ha aumentado en estudiantes y en carreras nuevas, necesarias para la región como inglés con formación en gestión empresarial, ingeniería electromecánica, informática y tecnología multimedia y gestión cultural“, dijo la joven.

El 25 de setiembre se realizó una Asamblea General en la Sede, en donde su director Mario Solera Salas anunció el posible recorte de tiempos docentes y cierre de carreras y promociones para el próximo año, debido al presupuesto asignado.

Elizondo expresó que los estudiantes están preocupados por los eventuales recortes en acción social, que es un pilar importante en la región.

En esta área de acción social la Sede de Puntarenas apoya a las y los habitantes mediante proyectos formación bilingüe, informática, agroecología, derechos humanos, desarrollo turístico en Islas del Golfo de Nicoya, democracia participativa, Pymes y programas para el adulto mayor. También están los de artes, música, teatro, danza y trabajo con los privados de libertad del Centro de Atención Institucional (CAI) de Puntarenas.

A fines de 2018, la dirección de la Sede cerró tres proyectos de Trabajo Comunal Universitario (TCU), que apoyaban a personas de comunidades pesqueras.

El recorte al Fondo Especial de Educación Superior, FEES

El jueves 17 de octubre se realizó una reunión en el campus de Puntarenas, en la que participaron el rector de la UCR, Henning Jensen; el director de la sede, Mario Solera; Geovanni Ramírez Salas, en representación del SINDEU y representantes del Movimiento Estudiantil. Según los estudiantes, el rector dijo que no podía tomar acciones, ante las peticiones del movimiento.

“Lo que nos dijo es que eso no sólo dependía de él, que no podía asegurarnos que se podían cumplir las peticiones, aunque son completamente racionales”, comentó Elizondo.

Marlene León Guzmán, vicerectora de Docencia de la UCR hizo declaraciones a la prensa, y explicó que la problemática de las plazas no es focalizada, sino nacional, que el déficit de tiempos docentes se da a nivel de todas las escuelas, facultades y sedes, y que desde el año pasado no se están creando plazas en docencia ni en la parte administrativa porque no hay presupuesto. La principal causa de esto es el recorte al Fondo Especial de Educación Superior (FEES).

El Rector de la UCR Henning Jensen explicó que al enviar el presupuesto ordinario 2020 a la Asamblea Legislativa, el Ministerio de Hacienda definió el Fondo Especial de Educación Superior (FEES) en tres partidas: gastos corrientes, deuda pública y gastos de capital. Los gastos de capital -o transferencia de capital- se fijó en un monto de 70 mil millones de colones y estos recursos sólo pueden usarse para infraestructura y equipamiento. Esto impone un destino específico y las instituciones públicas no podrían cambiar esto.

Las restricciones presupuestarias a la UCR han sido impuestas por la Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas (Combo Fiscal) y las políticas de restricción del gasto impulsadas por la administración universitaria. Asimismo, el año pasado la Asamblea Legislativa aprobó un recorte de 10 mil millones al FEES.