Imagen tomada del muro de la Asociación de Estudiantes de Sociología de la UCR, es parte de los graffitis que ilustran las paredes del vestíbulo del Edificio de Ciencias Sociales de la UCR.

Las cinco universidades estatales preparan la marcha "Somos U públicas", este martes, que se prevé como una protesta multitudinaria para exigir al gobierno de Carlos Alvarado que dé marcha atrás a las medidas del Ministerio de Hacienda que quebrantarían la estructura del Fondo Especial para la Educación Superior (FEES) y exigir que se respeten los principios de la Autonomía Universitaria, los artículos 84 y 85 de la Constitución Nacional y la institucionalidad de las universidades estatales.

La marcha "Somos U públicas" convocada por el movimiento estudiantil es respaldada por las autoridades de la Universidad de Costa Rica (UCR), Universidad Nacional (UNA), Instituto Tecnológico de Costa Rica (ITCR), Universidad Estatal a Distancia (UNED) y Universidad Técnica Nacional (UTN). 

La comunidad de la UCR se concentrará a las 9am del Pretil y a las 10am será el encuentro con las delegaciones de las otras universidades estatales en la Fuente de la Hispanidad, a partir de donde continuarán el recorrido de forma conjunta por la vía de Circunvalación rumbo a casa presidencial, en Zapote.

La resistencia universitaria en defensa de la educación superor pública se da luego de que el Ministerio de Hacienda de manera arbitraria, desviara ¢70 000 millones del Fondo Especial para la Educación Superior (FESS) los que reclasificó como inversión de capital. Este condicionamiento irrespeta lo establecido por la Constitución sobre el manejo del FEES y por tanto, violenta la autonomía universitaria, señalaron las autoridades de la UCR.

La medida limita la posibilidad de que cada universidad pueda administrar su presupuesto en razón de sus necesidades específicas a fin de subsanar rubros como  becas, investigaciones y acción social."Pese a los esfuerzos de diálogo impulsados por las cinco universidades, hasta este lunes la medida seguía vigente y obliga a los universitarios a movilizarse para pedir una reclasificación presupuestaria y de esta forma, evitar que se comprometan sus operaciones" explicaron los académicos. 

Si las cosas se quedan con pretenden, dijo Jensen, “tendríamos para inversión de capital 175 mil millones de colones sólo para el 2020. Eso es absolutamente imposible de ejecutar. Es un absurdo. Además de que lo consideramos violatorio de nuestra Autonomía y de nuestra capacidad de decisión independiente" declaró Jensen.

El Rector de la UCR lamentó que insistan en "destinar recursos a un fin que más bien está absolutamente cubierto y se dejan al descubierto un conjunto de propósitos que son esenciales” para las universidades como son las becas estudiantiles, los proyectos de acción social, el programa para adultos mayores (Piam) e investigación.

De acuerdo a calculos expresados por el rector, en caso de aprobarse esta medida, la población afectada sería de unos 100.000 estudiantes, que no podrían participar de una clase en el año 2020 “porque no tendríamos la capacidad de contratar docentes para que impartan las materias”.