Los detenidos son un hombre y una mujer, ambos de 67 años, mientras que las víctimas son oriundas de Malasia, Irlanda y Reino Unido, con edades entre los 30 y 69 años.

La policía señaló que las cautivas están “muy traumatizadas”, pero fuera de peligro.

Las mujeres fueron rescatadas luego una investigación en una vivienda residencial de la capital inglesa, a partir de que la organización de caridad Freedom Charity, especializada en prevenir el abuso infantil, recibió el mes pasado el llamado de una mujer que les dijo que estaba detenida contra su voluntad desde hacía décadas.

"Aplaudimos las acciones de Freedom Charity y estamos trabajando en conjunto para darle apoyo a las víctimas que parecen haber estado cautivas por más de 30 años", comentó el inspector de la Policía Metropolitana, Kevin Hyland.

El oficial precisó que una de las mujeres llamó a la organización benéfica luego de conocer su existencia a través de un documental televisivo sobre matrimonios forzados. La policía caratuló la investigación bajo los cargos de esclavitud y servidumbre.

La directora de la asociación, Aneeta Prem, dijo que las tres mujeres estaban retenidas en un caso de "esclavitud doméstica" y agregó que "estaban aterrorizadas" por los presuntos secuestradores.

La activista explicó que las víctimas habrían sufrido abuso físico y mental, pero no habrían sufrido abuso sexual. Agregó que el lugar donde estaban cautivas "es una casa normal en una calle ordinaria" y que los vecinos no sospechaban de nada.