El estudio indica que los pobres pasaron de representar el 20,6% en 2012 a 20,7% en 2013, en tanto que la pobreza extrema fue de 6,4, en comparación con el 6,3 del año anterior.

La desigualdad social, en cambio, mantuvo una tendencia al crecimiento que se ha venido observando en los últimos cuatro años.

Ahora, el ingreso per cápita del 20% más rico de la población es 18,4 veces mayor que el del 20% más pobre. Esta relación era en 2012 de 18,1, precisó el organismo.

Esta situación se hace más evidente cuando se observa que "el 20% de los hogares de mayores ingresos concentran el 52% de los ingresos totales del país, mientras que el 20% de los hogares de más bajos ingresos reúne tan solo el 4,0%", detalló el INEC.

El coeficiente de Gini, un indicador de mide la desigualdad de un país en una escala de 0 a 1, pasó en Costa Rica de 0,518 en 2012 a 0,524 en 2013.

El INEC reveló también que hubo un incremento del ingreso de las familias del 4,3%, pero esto no se tradujo en mejores condiciones de vida para los más pobres porque la inflación llegó al 5,14%.

Si la pobreza no aumentó de manera má significativa, fue porque el incremento de los precios impactó menos en la canasta básica.

Zona rural más pobre

Si bien la pobreza en general se mantiene en los mismos niveles, el estudio demuestra que la zona rural del país es el que más sufre por la escasez de recursos. El 26,5%, más de una cuarta parte de los habitantes del área rural, vive en la pobreza.

En la zona urbana, en cambio, el porcentaje es de 17,4%

Por regiones, la incidencia de la pobreza más alta se observa en la región Brunca (35,3%), le siguen la Chorotega (34,1%) y Pacífico Central (30,6%); mientras que la región Central es la que muestra la tasa más baja (16,1%).

Estas regiones además presentan las tasas de ocupación laboral más bajas; la Brunca muestra la menor ocupación (46,9%), seguida de la Chorotega (47,5%) y el Pacífico Central (48,8%); en contraste la región Central tiene la tasa más alta con 56,8%.

La encuesta reveló además que el mercado de trabajo del país se ve afectado por un nivel de escolaridad bajo, pues este año la población entre 18 y 24 años que está fuera del sistema educativo formal es del 57,8%.