La Canciller Merkel evitará a toda costa un encuentro cercano con Obama por espionaje de EEUU.
La Canciller Merkel evitará a toda costa un encuentro cercano con Obama por espionaje de EEUU.

Berlín. El nuevo Gobierno alemán acaba de organizar esta concentración y es evidente que Merkel hubiera podido citar a su equipo en una fecha alternativa o faltar durante unas horas al encuentro para hacerse la foto en Davos, pero, aunque el portavoz Steffen Steibert prefiera no comentar este extremo, las siglas NSA parecen estar incluso modificando su agenda.

Debido a un nivel de tensión con EEUU como no recuerda la República Federal de Alemania, los encuentros y las charlas en privado con los amigos americanos que caracterizan la cita de Davos la hacen desaconsejable, así que Alemania estará representada solamente por el ministro de Finanzas, Wolfgang Schäuble, que se ausentará del consejo de ministros alemán sin mayor problema.

La agenda internacional del Gobierno alemán da pasos con gran precaución y se percibe la misma actitud hacia otro encuentro que suele ser un 'must' todos los años, la Conferencia de Seguridad de Múnich, tradicional punto de encuentro trasatlántico. Éste será el primero desde hace 10 años que la capital bávara no esté cubierta por la nieve durante este evento, pero el aire es más frío que nunca. Los alemanes quieren incluir en el programa el Eurocrypton, proyecto de seguridad para el big data europeo que sirva de escudo a la actividad de los servicios secretos estadounidenses y de paso de barrera económica a la actividad de empresas como Google. Y tratar estas cuestiones en presencia de los invitados norteamericanos resulta cuando menos incómodo, además de romper con el tono de confianza en el que suele transcurrir la Foro de Davos y que la hace especialmente valiosa.

El presidente Obama se ha dejado entrevistar por la televisión alemana para tratar de aplacar los ánimos, pero el Gobierno de Berlín sigue mostrando su escepticismo. Esta misma mañana, el portavoz de gobierno Steffen Seibert ha declarado al respecto que "importantes cuestiones que el Gobierno alemán ha puesto sobre la mesa, en relación a la protección de los datos de los ciudadanos, no han recibido todavía respuesta por parte de EEUU".