Carlos Alvarado, presidente de Costa Rica. (Foto:Presidencia)

En la nota de protesta, el gobierno de Daniel Ortega alegó que una agrupación delincuencial conocida como “Banda el Jobo”, que atacó a la patrulla policial en el territorio nicaragüense conocido como Comarca San Ramón del Municipio de San Carlos, tendría “su base de operaciones en territorio costarricense”, lo cual fue rechazado de plano por la Cancillería.

Mediante un video que circula en Internet y es de dominio público, el gobierno de Costa Rica demostró que el grupo insurgente nicaragüense que se atribuyó la responsabilidad del ataque, actuó en territorio de ese país, a unos 12 kilómetros de distancia de la frontera con Costa Rica.

El gobierno costarricense lamentó el ataque pero aclaró que de acuerdo con las pruebas disponibles “existen serias dudas sobre la autoría y otras circunstancias que lo rodean”.

Para el gobierno costarricense, la decisión de Nicaragua de hacer circular a nivel internacional la nota de protesta mucho antes de ser comunicada oficialmente al gobierno de Costa Rica, y que también fuera “enviada a un numeroso grupo de países, organismos internacionales y agencias de cooperación, con su respectiva traducción al inglés”, “genera dudas sobre la intención” del gobierno de Nicaragua.

“Costa Rica rechaza no sólo la protesta hecha por Nicaragua y los hechos alegados sino, además, cualquier intento por parte del Gobierno de Nicaragua de utilizar esta situación para sus propios fines.”

“Causa sorpresa que a pesar de que existen mecanismos binacionales para tratar una supuesta situación como la denunciada por Nicaragua en su nota, se haya escogido obviarlos para darle preminencia a un efecto mediático internacional a gran escala”, señaló el Ministerio de Relaciones Exteriores de Costa Rica.

Ante la grave crisis política y social que desde abril pasado vive Nicaragua, Costa Rica advirtió a la comunidad internacional sobre probables “intentos de crear problemas o controversias artificiales, como medio para desviar la atención y perjudicar a Costa Rica.”