Miles de habitantes de este pequeño poblado, ubicado en la zona bananera al norte del departamento de Magdalena, caminaron vestidos de blanco portando pasacalles y en sus manos tenían globos amarillos y mariposas de papel de ese mismo color, en una alusión a la obra que hizo famoso a García Marquez; Cien años de Soledad.   "Es una tristeza no solamente para el pueblo de Aracataca, sino para Colombia y el mundo. El nos deja un legado que son las letras y el mejor regalo de nosotros los cataqueros, los colombianos es seguir leyendo sus obras", declaró a Xinhua Ancizar Brigart, bibliotecario de esa municipio.   Gabo, como era llamado el literato por sus colegas y amigos, vivió sus primeros años de vida en esta localidad, donde su padre llegó para realizar el oficio de telegrafista a principios del siglo XX.   "Estoy triste por la partida de Gabo pero con la satisfacción del deber cumplido (...) Gabo es inmortal yo pienso que si bien nunca lo vamos a olvidar este es el mejor momento para que el  gobierno y la comunidad internacional miren hacia Aracataca, y aunque él ya no está de cuerpo presente, Gabo sigue vivo para todos los caraqueños, para Colombia y para el mundo en general", señaló Pedro Sánchez, ex alcalde de Aracataca, entrevista con Xinhua.   El sepelio simbólico del Nobel colombiano salió de la Casa Museo que lleva su mismo nombre, donde cientos de estudiantes de esta localidad, lugareños y visitantes caminaron por una dos horas para recordar al fallecido escritor, quien murió el pasado jueves en su casa de Ciudad de México.   La marcha fúnebre de Gabo salió con una urna llena de cartas en las que miles de personas escribieron lo que significó para ellos la vida y obra del reconocido escritor, quien se inspiró de esa localidad para crear a Macondo, la localidad en la que se desarrolla Cien años de soledad.   Posteriormente, la multitud pasó por la Casa del Telegrafista, lugar donde laboró hace 87 años el padre del escritor y concluyó en la iglesia donde fue bautizado. Luego el cortejo fúnebre salió rumbo al cementerio de Aracataca, donde simbólicamente reposan los restos del creador de obras como El amor en los tiempos del cólera, El coronel no tiene quien le escriba, La mala hora y La hojarasca, entre otras.   “Alrededor del tema de Gabo estamos casualmente desde el año pasado adelantando un proyecto muy interesante, siempre he pensado que aunque Gabriel García Márquez es sin duda el colombiano más importante de todos los tiempo, además el único colombiano universal e inmortal", expresó a Xinhua Antonio Matera, secretario de Educación de Magdalena.    "Nuestros jóvenes y nuestra niñez no lo conocen lo suficiente, por eso estamos trabajando en la implementación de una cátedra sobre la vida y la obra de Gabriel García Márquez para que en los colegios públicos del departamento se estudie como una asignatura más. Estamos dándole forma a este proyecto y esperamos que haga parte de los currículos a partir del 2015 en adelante", añadió.   Los miles de jóvenes que estuvieron en el sepelio simbólico no dejaron de hablar de los aportes que dejó el "hijo de telegrafista", quien se vivió la inmortalidad antes de morir como coincidieron algunos colegas suyos.