En un mensaje a medios, el mandatario colombiano, Juan Manuel Santos, lamentó el deceso de García Márquez a quien describió como "el mayor colombiano de todos los tiempos".   El escritor, novelista, cuentista, guionista y periodista colombiano Gabriel García Márquez, murió el jueves pasado a los 87 años de edad, luego de un cuadro de neumonía que lo mantuvo hospitalizado por una semana en la Ciudad de México.   "Hoy asisto a este Palacio de las Bellas Artes, la casa por excelencia de la cultura de México, con el corazón adolorido y el alma agradecida para decirle adiós en representación de más de 47 millones de compatriotas al más grande colombiano de todos los tiempos, al maestro Gabriel García Márquez", expresó el mandatario.   Santos afirmó que "Gabo" incorporó en sus obras "la esencia misma del ser latinoamericano y muy especialmente del ser Caribe".   "México y Colombia nos unimos a quien un día de 1982 desde la gélida Estocolmo impactó al mundo al hablar de la soledad de América Latina", expresó.   Asimismo, el presidente colombiano afirmó que "Gabo" deja a la humanidad el legado de sus obras "que son formidables", sus cuentos sus crónicas, sus anécdotas.   "(García Márquez) Nos deja la tarea de unirnos por el bien de nuestros pueblos", puntualizó.   Por su parte, el presidente de México, Enrique Peña Nieto, expresó que García Márquez "es el más grande novelista de América Latina de todos los tiempos".   Por ello, el fallecimiento de Gabriel García Márquez "es una gran pérdida, no sólo para la literatura sino para toda la humanidad", lamentó.   "Con su obra llevó al realismo mágico en su máxima expresión, asumió que ficción y realidad son inseparables en los seres humanos y, de forma especial, en nuestra América Latina, por la que luchó con ideas y obras" .   De esta manera, dijo Peña, "Gabo" colocó a la literatura latinoamericana a la altura de la literatura mundial.   "Millones de personas de otros continentes y de diversas lenguas han conocido y amado a América Latina gracias a su obra literaria", sostuvo Peña.   El mandatario mexicano dijo que la vida y obra de García Márquez son "inspiración, guía, luz y ejemplo para miles de escritores alrededor del mundo".   Además, Peña recordó que García Márquez vivió en México durante cinco décadas, mismas en las que se desempeñó como editor, publicista, periodista y guionista.   "En México, García Márquez encontró el espacio y la oportunidad para vivir su vocación y consagrarse a la literatura", refirió.   Finalmente, Peña y Santos montaron una guardia de honor para acompañar las cenizas del novelista colombiano, ambos acompañados de altos funcionarios mexicanos.