El Ministerio de Educación Pública inició este jueves la cancelación de sueldos a unos 3.000 educadores a quienes no se les cancelaba desde hace varias quincenas, a través de un mecanismo acordado con el sistema bancario nacional, pero los gremios anunciaron que mantendrán la huelga que se encuentra en su tercera semana.

“Los representantes del movimiento sindical se reunieron el miércoles 21 de mayo con la Ministra de Educación Pública y el Ministro de Trabajo, para conocer una iniciativa del MEP de pagar a traves de los bancos, el salario de algunos trabajadores y trabajadoras que no han recibido del todo su sueldo. Desmentimos que la huelga haya concluido, ni que las clases reiniciarán pronto”, anunció el Sindicato de Educadores Costarricenses (SEC).

“El comunicado entregado por el MEP, será divulgado para el conocimiento de las bases sindicales, para su análisis y valoración. Este análisis por las bases se extenderá por el resto de esta semana”, señala un comunicado de la organización.

La organización aseguró que las actividades programadas de antemano se mantienen firme, lo cual incluye lo que los sindicatos han llamado una “huelga nacional”, aunque se trata de un paro de un día al que han convocado algunas agrupaciones para este viernes.

La Asociación Nacional de Empleados Públicos (ANEP), una de las agrupaciones sindicales más fuertes, anunció que mantiene su apoyo a los educadores pero no participará en el paro y  la marcha programada para este viernes “por razones logísticas”.

El secretario de ANEP, Albino Vargas, celebró que el gobierno haya acogido una propuesta suya de pagar por medio del sistema bancario nacional y expresó su deseo de que este gesto del gobierno sea el punto de partida para un acuerdo que ponga fin al movimiento huelguístico.

Solís: no se justifica

El presidente Luis Guillermo Solís reaccionó al llamado a paro en el sector público y dijo que es injustificable, porque el gobierno está haciendo el máximo esfuerzo posible por resolver un problema heredado y la solución ya está en marcha.

“Me parece que empezar a buscar otras motivaciones para otros movimientos, apelando a una supuesta solidaridad, es injustificable”, señaló.

“Se va a acercando el momento de que, de continuar la actitud intransigente de estos gremios, vamos a tomar las medidas que la ley señala. Sé que algunos están esperando que el gobierno actúe con arbitrariedad, pero nada más quiero advertir que el gobierno está obligado a cumplir con la ley”, señaló.