El secretario adjunto de la Oficina de Asuntos Internacionales Antinarcóticos del Deparamento de Estado norteamericano, William Brownfield hizo el anuncio en una conferencia de prensa tras reunirse este miércoles con el presidente Luis Guillermo Solís.

Este "no es un acto de generosidad del gobierno de Estados Unidos (...). Es un reconocimiento a que Costa Rica y Estados Unidos confrontamos los mismos desafíos: el tráfico de la droga ilícita, del crimen organizado, de la violencia en nuestras comunidades, de migrantes ilegales, traficados por coyotes y organizaciones criminales", expresó Brownfield.

Por su parte, el presidente Solís aseguró que en los últimos meses todos los poderes del Estado costarricense vienen desarrollando "un trabajo diligente y de coordinación" para actualizar legislación y "desarrollar operaciones crecientemente articuladas entre las distintas fuerzas de seguridad".

"El gobierno de Estados Unidos ha tenido a bien (...) acompañar esos esfuerzos nacionales con una importante donación de recursos que mejorarán y harán mucho más eficiente la capacidad de nuestras fuerzas de seguridad", expresó el mandatario.

Las dos embarcaciones son patrulleras de 110 pies de largo, provistas de equipos de comunicación y navegación de última generación, señaló un comunicado del Ministerio de Seguridad de Costa Rica.

Las patrulleras, que serán entregadas a Costa Rica en 2017, han estado activas en el Servicio de Guardacostas de Estados Unidos y están siendo remodeladas y adaptadas, especificó el informe.