Carlos Araya, rector de la UCR hizo entrega del documento "La Universidad de Costa Rica ante los informes de la Comisión Legislativa que estudia el FEES" a Eduardo Cruickshank, presidente de la Asamblea Legislativa. (Foto: Karla Richmond).

La visión de los diputados sobre educación superior es sesgada, incompleta y responde a estereotipos sobre el papel de las universidades públicas, señaló una comisión integrada por todos los sectores de la Universidad de Costa Rica (UCR), cuyo informe fue entregado el jueves anterior al presidente legislativo, Eduardo Cruickshank.

El equipo, integrado a instancias del rector de la UCR y coordinado por el exrector de la institución Gabriel Macaya, efectuó un análisis del informe de mayoría elaborado por una comisión legislativa que estudió el Fondo Especial para la Educación Superior (FEES).

“Unas de las principales conclusiones que señala el documento realizado por la UCR, es que el informe de mayoría es deficiente en su concepción de qué es una universidad pública, evidencia una visión economicista sobre el desarrollo y el bienestar, reproduce estereotipos sobre las universidades públicas y brinda descripciones sesgadas e incompletas de sus aportes al país”, señala un comunicado oficial.

El informe suscrito por representantes de la academia, La Federación de Estudiantes (FEUCR) y el sindicato de empleados de la UCR (SINDEU), defiende la autonomía universitaria y su razón de ser en una sociedad democrática.

El texto señala que restringir la autonomía universitaria es propio de sociedades autoritarias, en las que se impone un pensamiento único y afirma que ese no es el caso de Costa Rica.

No obstante, en todos los temas el informe es autocrítico, aseguró el coordinador de la comisión, Gabriel Macaya.

“Por supuesto que sí hay cosas que cambiar. El sistema salarial tiene que ser más equitativo y el proceso de regionalización debe revisarse, es necesario replantear qué es lo que la universidad busca en su desarrollo regional”, recalcó.

“La UCR está consciente de la urgente necesidad de revisar su régimen salarial. Esta revisión, además de contribuir a la contención del gasto en salarios y a la sostenibilidad del financiamiento universitario, debe llevar a un régimen de remuneraciones de mayor equidad. Los salarios de contratación o de ingreso a la institución, sobre todo en el sector académico, son poco competitivos, lo que dificulta la atracción de nuevos profesores e investigadores indispensables para la renovación del personal académico”, formula el informe.

 

Respecto a los señalamientos que los diputados hacen sobre la distribución del FEES, el informe de la UCR explica que esto ha venido cambiando a lo largo del tiempo, lo que demuestra que es un tema constante de análisis y evaluación.

 Como ejemplo, puntualiza que de 1976 a la actualidad, el porcentaje del presupuesto correspondiente a la UCR ha pasado de un 66,04% a un 55,97%; mientras que el porcentaje menor que es el de la UNED ha crecido de un 6% a un 9,44% desde 1981.

Catalina Chaves Arias, presidenta de la FEUCR, afirmó que el dictamen desconoce y omite los esfuerzos que han realizado las universidades públicas en aspectos como disminución del gasto, distribución interna del presupuesto, infreaestructura, admisión y becas y apunta a que hay una clara intención de poner a discutir a las universidades entre sí, cuando los esfuerzos deben centrarse en la defensa del presupuesto.

“Hay situaciones que se deben revisar a lo interno de las universidades, pero eso de ninguna forma debe ser una excusa para violentar la autonomía, para recortar el financiamiento o cambiar el modelo universitario por el que el país ha apostado y que ha dado resultados, los que se reflejan siempre y se han evidenciado todavía más en la situación que estamos ahora. Las universidades públicas y en general la institucionalidad pública, ha tenido un papel fundamental en la atención de la pandemia”, subrayó Chaves.