El Consejo Universitario calificó la información difundida de “malintencionada” y “en contra de varias instituciones públicas emblemáticas”, aseveraciones que responden a intereses “disfrazados” de sectores políticos, económicos y mediáticos con la intención de “desacreditar el sistema salarial público, calificándolo de desproporcionado y privilegiado”.

Los miembros del máximo órgano Colegiado de la UCR, resaltaron la lamentable comparación que formularon algunos legisladores sobre los salarios universitarios “con los injustos salarios del sector privado –los cuales, en muchos casos, apenas permiten a una familia superar la línea de pobreza–“, y agregaron que lo hacen “como si fueran los parámetros ideales a los cuales habría que aspirar como sociedad”.

“Se recurre a argumentos engañosos para desacreditar la labor de nuestra Institución, afirmando que irresponsablemente invertimos recursos públicos en el pago de salarios desproporcionados e inmerecidos, invisibilizando el aporte vital que hace la Universidad de Costa Rica al desarrollo del país en todos sus ámbitos”, destacó el CU.

Agrega que “el sistema salarial de la UCR se rige por el principio fundamental de otorgar un reconocimiento justo y digno al talento humano en apego al marco jurídico laboral de la Institución y del país”.

El pronunciamiento recalca que los reportajes publicados por algunos medios de prensa, “contienen datos sesgados que buscan lesionar la imagen y el buen prestigio de la Universidad de Costa Rica, la cual durante sus 75 años ha realizado una inversión consciente y equilibrada en la formación de profesionales de alto nivel”.

Estos profesionales y científicos, señalan, “han incidido significativamente en el desarrollo del país; así como en el desarrollo de la investigación requerida en todos los campos del saber y una comprometida labor de acción social, principalmente con los sectores más vulnerables de la sociedad”.

El rector de la UCR, Henning Jensen, había aclarado hace unos días atrás que la información divulgada por el periódico (La Nación) es errada porque se basa en información del Sistema Centralizado de Recaudación de la Caja Costarricense del Seguro Social (SICERE), cuyas categorías con frecuencia no coinciden con las del manual de puestos de las instituciones.

Esto obliga a las instituciones y a la propia UCR a homologar de la manera más aproximada posible las distintas categorías de servidores para presentar los reportes de planillas a la CCSS, lo que tomado fuera de contexto, en informaciones parciales, indujeron a errores y confusiones.

Razones por las que el Consejo Universitario UCR rechazó categóricamente los ataques contra la Institución desde medios de prensa y de algunos diputados, al sistema de salarios de esta casa de estudios superiores.