"Mientras la Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS) enfrenta una crisis de gestión y financiera con un déficit que alcanza los ¢92 mil millones, el Gobierno de la República dejó de utilizar ¢257 mil millones del Presupuesto de la República correspondiente al 2010”, afirmaron los diputados de oposición al desaprobar este lunes la liquidación presupuestaria del gobierno.

Los legisladores, integrantes de la Alianza por Costa Rica, reprocharon a la administración el haber dejado de ejecutar una cifra que podría cubrir tres meses el faltante de recursos en la CCSS.

Las demandas y las necesidades de la ciudadanía son mayores, pero el Poder Ejecutivo es incapaz de ejecutar en un año los recursos autorizados por la Asamblea Legislativa. Por ejemplo, con la subejecución presupuestaria de 2010 se podría cubrir hasta tres veces el faltante de recursos en la CCSS.

“Por lo anterior, las diputadas y diputados de la Alianza Parlamentaria por Costa Rica que integran la Comisión de Control de Ingreso y Gasto Público suscribieron el dictamen de mayoría negativo sobre la Liquidación del Presupuesto de la República de 2010”.

Los diputados llamaron la atención sobre el hecho de que la subejecución es un 17% más alta que en 2009, lo que refleja un aumento de la incapacidad de la administración pública para usar los recursos autorizados por al Asamblea Legislativa.

“Lo más grave, señalaron los diputados, es que las instituciones con alto impacto social son las más ineficientes”. La siguiente lista refleja esa afirmación, según la mayoría en la Comisión de Control de Ingreso y Gasto Pública

Ministerio           Monto no ejecutado

Educación            ¢14.817 millones

Seguridad            ¢16.486 millones

Obras Públicas y Transportes      ¢14.738 millones

Justicia ¢3.865 millones

Ambiente            ¢2.371 millones

Salud     ¢6.533  millones

 

Frente a esta realidad, es “cuando menos un insulto a la ciudadanía”, que el gobierno de la presidenta Chinchilla haya presentado un proyecto para recaudar más impuestos, cuando esos 257.000 millones dejados de usar representan el 50% de los que se supone que se recaudarían con el paquete fiscal.

No es posible aprobar nuevos impuestos sin antes revisar la calidad del gasto y la ejecución presupuestaria, afirmaron los partidos integrantes de la Alianza por Costa Rica.

Durante el proceso de discusión, la oposición denunció irregularidades como  el registro de gastos amparados a cartas de créditos sin haberse recibido los bienes y servicios contratados, la falta de una adecuada medición de la efectividad de los programas, la ineficiencia en el uso de los recursos y los costos unitarios de los servicios, la falta de indicadores adecuados y la desvinculación entre planificación y el presupuesto.

Además, destacaron la falta de aplicación de un régimen sancionatorio para sentar responsabilidad por el incumplimiento de funciones y el mal uso de los recursos públicos.