Los presidentes de México y Costa Rica, Felipe Calderón y Laura Chinchilla, acordaron reforzar la lucha contra el crimen organizado mediante la firma de dos acuerdos, uno sobre extradición y otro sobre intercambio de información de inteligencia.

La firma de ambos instrumentos se dio en el marco de una visita que la presidenta Chinchilla realiza a la capital mexicana.

La mandataria costarricense tuvo el lunes una intensa actividad que incluyó un encuentro con representantes del empresariado mexicano, especialmente de inversionistas a quienes invitó a hacer negocios en Costa Rica.

Luego se reunió en la residencia oficial de Los Pinos con su colega Felipe Calderón con quien suscribió una declaración conjunta que aborda temas de seguridad, comercio y cooperación.

Tras el encuentro, ambos presidentes firmaron el tratado de extradición que definieron como un instrumento para combatir el crimen organizado.

Calderón expresó que el narcotráfico y otras formas del crimen trasnacional "no conoce fronteras ni patrias y que se constituye como uno de los principales desafíos a nuestros regímenes democráticos".

"Es un momento en que el narcotráfico y el crimen organizado han decidido tener una fuertísima arremetida sobre la región de Mesoamérica", dijo por su parte la presidenta Chinchilla.

Calderón hizo un llamado a los estados de la región a actuar también "de manera organizada", por lo que es necesiario, dijo, adoptar mecanismos de cooperación anticrimen.

"Todos los países de América compartimos un desafío común que es ofrecer seguridad y tranquilidad a nuestros ciudadanos en el contexto de una actividad cada vez más intensa y desafiante por parte del crimen organizado trasnacional", apuntó Calderón.

Con empresarios

Anteriormente, en su reunión con representantes del Consejo Empresarial Mexicano de Comercio Exterior, Inversión y Tecnología (COMCE), Chinchilla los invitó a considerar "con detenimiento" las ventajas de Costa Rica ofrece como un destino seguro de inversión.

Empresas mexicanas como Bimbo, Cemex, Mabe y Comex, entre otras, se han establecido en este país de manera exitosa, recordó la presidenta.

Llamó la atención de los empresarios sobre el hecho de que gracias a su evolución, Costa Rica es actualmente el primer exportador de alta tecnología de Latinoamérica y el cuarto en el mundo.

Recordó también que el país es uno de los cinco mejores destinos para el establecimiento de operaciones de servicios en América Latina; el segundo lugar en Latinoamérica en el índice de facilitación comercial y el país más atractivo en Centroamérica y el Caribe para la atracción de inversión extranjera directa. 

"Este reconocimiento fue recientemente otorgado a Costa Rica por el Financial Times, entre otras razones, por la calidad del recurso humano, así como por su potencial económico y el clima ideal para hacer negocios, entre otras categorías", expresó.