A la donación de dos lanchas patrulleras con un costo cercano a los 30 millones de dólares, que ya había sido anunciada hace algunas semanas, se suma ahora la de al menos cuatro barcos de menor tamaño y dos aviones de Carga C-145, según un comunicado de la Presidencia.

El informe señala que Estados Unidos financiará la construcción de una estación de  Guardacostas y un muelle en Golfito, así como un hangar y centro de operaciones para vigilancia aérea en Coto 47, en Ciudad Neily.

Estos proyectos abonarán al objetivo de reducir el tráfico de drogas a través de territorio costarricense y a disminuir también el comercio interno  de narcóticos.

Estados Unidos aportará también tres vehículos blindados para los cuerpos policiales del país, campos  de tiro al blanco virtuales, equipos de comunicación y donaciones en efectivo para diversas áreas de seguridad.

Los acuerdos de cooperación incluyen además asesoría y capacitación para que autoridades costarricenses aumenten sus capacidades en el apoyo a las víctimas de la trata de personas, así como recursos para combatir a los traficantes.

Entre los apoyos, se menciona un equipo biométrico para la identificación de migrantes en elcampo, así como la donación de tiendas de campaña para más de 2.400 personas, camas plegables y frazadas.

 “Los temas que abordamos en la reunión con el presidente Obama y el vicepresidente Biden incrementan como nunca antes la cooperación bilateral en materia de lucha contra el crimen organizado.  También tienen una estrecha relación con situaciones que debemos atender desde la perspectiva de los derechos humanos como son la migración, el empoderamiento económico y la educación de las mujeres”, sostuvo el Presidente Solís Rivera.

“Como buenos socios en la lucha contra el crimen transnacional trabajamos para equipar y capacitar a las autoridades de Costa Rica y creemos que nuestros esfuerzos conjuntos tendrán como resultado una transformación de las capacidades costarricenses”, señaló un comunicado oficial de la Embajada de Estados Unidos en Costa Rica.

En lo que respecta al campo de energía, las altas autoridades dialogaron sobre la importancia de la seguridad energética y el acceso a energías limpias y renovables, las que generan desarrollo socioeconómico y resilencia al cambio climático, así como la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero.

Se coincidió sobre la necesidad de mejorar el conocimiento y la penetración de fuentes de energía renovable, como eólica y solar, y de capacitar profesionales en el campo energético sobre los  beneficios de las nuevas tecnologías en el campo del almacenamiento de energía. 

El Presidente Solís también conversó con sus anfitriones en la Casa Blanca sobre programas y políticas orientadas a empoderar a las mujeres.

“Este diálogo fue una continuación del desarrollado durante las visitas del Presidente Obama y de la Segunda Dama Jill Biden a Costa Rica, en la que se anunciaron iniciativas para el estímulo de la educación de mujeres jóvenes en temas de ciencias, matemáticas y nuevas tecnologías