El avión de Alitalia proveniente de Cuba arribó en la base aérea Andrews, ubicada en el estado de Maryland, desde donde el pontífice se trasladará a Washingotn para comenzar la segunda etapa de su tercera gira americana.

Junto a sus dos hijas y a su esposa, Michelle Obama, el mandatario norteamericano encabezó la bienvenida de la que participaron unos 500 invitados de la Arquidiócesis de Washington y otros 500 de las Fuerzas Armadas.

Mientras el pontífice bajaba del avión, las personas reunidas en la pista de aterrizaje entonaron cantos en español como "Se ve, se siente, el Papa está presente" y "Papa, Francisco, bendice a tus hijos".

El papa Francisco dejó Cuba a las 13 hora argentina tras una ceremonia ofrecida por Castro, quien estuvo presente en las tres ciudades a las que visitó, La Habana, Holguín y Santiago de Cuba.

Durante sus tres días de recorrido por la isla, Francisco celebró tres misas, mantuvo un encuentro con jóvenes, familias y también con los obispos del país, entre otras actividades.

Cientos de miles de personas de todo Cuba se congregaron para presenciar las misas o para esperarlo en las calles para saludar al pontífice a bordo del Papamóvil, en medio de un clima de calor caribeño y fraternal que caracterizó a los cubanos durante la visita de Francisco a la isla.

Durante la homilía de su última misa en la isla, celebrada en la catedral de la Virgen de la Caridad del Cobre, dijo: "Queremos ser una Iglesia que salga de casa para tender puentes, romper muros, sembrar reconciliación" y llamó a construir "una Iglesia comprometida con la vida, la cultura, la sociedad, no borrándonos sino caminando con nuestros hermanos".