Los abogados presentarán este día la apelación a la sentencia y los guarda-parques quieren dejar patente su indignación por lo que consideran un ataque de los jueces a los esfuerzos de conservación que se realizan en el país.

“El sistema judicial no sólo no ha querido entender, como sistema, la cosa ambiental sino que además ha comenzado a actuar contra ella con esta sentencia, con la que también están condenando los esfuerzos de conservación que se realizan en el país”, señala un comunicado de la Federación Conservacionista de Costa Rica (FECON).

La organización señaló que la sentencia contra Steller “consolida la impunidad penal-ambiental”, que ya se evidenció en la liberación de los asesinos del ambientalista Jairo Mora, activista ambiental que trabaja en la protección de los nidos de tortuga en Limón.

“Sería increíble que el sistema favoreciera a los victimarios de las tortugas y no a los defensores, pero es lo que sucede. Guste a quien guste, sea un defensor civil o un defensor investido de autoridad de policía, los victimarios de las tortugas, especies en proceso de extinción, son favorecidos por la justicia”, agrega FECON.

Delincuente confeso

Los hechos que dieron lugar a esta sentencia se dieron el 22 de setiembre de 2009 cuando dos guarda-parques, uno de ellos Steller, enfrentaron a saqueadores de nidos de tortuga en Parque Nacional de Corcovado.

Según los guarda-parques, los “hueveros” los atacaron con machetes, y Steller hizo uso de su arma de reglamento en defensa propia, hiriendo a uno de los atacantes que murió 4 años después del incidente.

El propio herido relató, según consta en el expediente judicial, que “Estábamos buscando huevos de tortuga, como no había nos regresamos, frente o más bien al final del Aeropuerto de playa Karate (sic) nos topamos dos guardas del Parque Nacional Corcovado”.

“Vale la pena señalar que el huevero que recibió el disparo ya había sido denunciado por otros funcionarios de ACOSA/SINAC/MINAE en dos ocasiones (16/7/08 y 24/8/08) por realizar orería dentro del Parque Nacional Corcovado y nunca fue condenado”, concluyó FECON.