Jensen adelantó que la denuncia será parcial. “La Convención no va a ser denunciada en su totalidad, son ciertos artículos” dijo y señaló que la mayoría de los acuerdos siguen vigentes a pesar de que fueron firmados en los años 90.

La denuncia parcial incluye los dos artículos más polémicos: salarios y anualidades. Ambos son considerados como los más delicados en la negociación que se avecina. “Quizás el que ha sido muy discutible y más polémico, es el de las anualidades. Efectivamente, ese es uno de los artículos que se está denunciando”.

El Rector adelantó que la Administración universitaria trabaja en una propuesta muy razonable para estos dos temas “una propuesta que asegura la mejora de los salarios universitarios a lo largo de los años”, que a la vez sea sostenible desde el punto de vista de las finanzas institucionales.

“Yo soy una persona que creo que todo funcionario o funcionaria tiene el derecho a realizar la expectativa de ver que su salario, a lo largo de los años, mejora” dijo.

Sobre las anualidades, Jensen señaló que, en esencia, la propuesta que será presentada al Sindicato de Empleados Universitarios (Sindeu) plantea un esquema escalonado.

“Vamos a hacer una propuesta escalonada de anualidad que empezará en el 5,5% (actual) y que terminará en un 3%, dentro de unos años”, explicó Jensen, quien aclaró que el esquema de anualidad que se apruebe regirá, sin excepción, para todos los funcionarios y funcionarias de la Universidad a partir del momento en que la convención entre en vigencia.

La preparación del documento que servirá de base a las negociaciones, está a cargo de una comisión universitaria coordinada por el Vicerrector de Administración Carlos Araya Leandro y se espera que esté lista en dos semanas.

“Hago énfasis en el hecho de que no se trata de una imposición de nadie, porque esto es el resultado de una negociación, de un proceso” enfatizó el Rector, que se inicia ante la proximidad del vencimiento de la convención colectiva vigente, el 2 de marzo de 1017.

Para Jensen, la actual convención “está desfasada con relación a algunos aspectos propios de las convenciones colectivas modernas” que es necesario corregir y  actualizar.

Puntualizó que “la convención colectiva actual es muy omisa en el señalamiento de algunos derechos”.

“Por ejemplo, agregó, en nuestra convención colectiva no está presente la dimensión de la equidad de género. Y eso es muy llamativo y es algo que no puede estar ausente de una convención colectiva moderna. Vamos a introducir esa perspectiva de género y esto no va a costarle nada adicional, presupuestariamente, a la Universidad de Costa Rica”.

El Rector de la UCR, expresó que esto hará que la institución “dé pasos firmes hacia una mayor equidad en su vida laboral, en sus contrataciones y que avancemos para que la relación entre los géneros en nuestra institución sea más paritaria, más equitativa”.

Una negociación de alto nivel

El rector Jensen hizo un llamado para que las negociaciones del nuevo acuerdo laboral se conviertan en un referente a nivel nacional y Latinoamericano.

“Esperamos que esta negociación sea lo más rica posible. Que realmente, en un proceso de negociación entre el Sindicato Universitario y la Administración universitaria podamos darle a nuestra institución pero también a Costa Rica, una convención colectiva ejemplar” dijo.

Para Jensen el acuerdo a que arriben los universitarios también tiene la misión de ser “una convención colectiva que esté a la altura de los tiempos y que se convierta en una convención colectiva paradigmática en el ámbito Latinoamericano”.

“Eso solo será posible si ambas partes tenemos una inclinación y un compromiso profundo, con el diálogo” concluyó el Rector.

Un proceso complejo

Las autoridades universitarias dan por hecho que el proceso de negociación y formulación será “largo y complejo” como lo manifestó Jensen, y agregó que “en virtud de esa complejidad, así como por la importancia que tiene para la vida institucional, he creído conveniente hacer el comunicado ante el Consejo Universitario primero y luego, hacerlo formalmente ante el Ministerio de Trabajo”.

Las autoridades universitarias reiteraron su compromiso de fortalecer y modernizar la convención colectiva de la UCR, incorporar aspectos relativos a los derechos humanos y equidad de género y revisar factores de orden presupuestario y salarial, para lo cual, se elaboró un borrador preliminar de texto sustitutivo de los artículos que se van a denunciar, que está siendo estudiado.

Una vez que el texto haya sido avalado por los especialistas en la materia, se enviará al Ministerio de Trabajo, ente encargado de revisarlo para que no se violente el Código de Trabajo. Con el visto bueno del Ministerio, se pasará a su negociación con el Sindicato de Empleados de la UCR.