El anuncio lo hizo el presidente Luis Guillermo Solís, tras una reunión con los presidentes del Congreso, Rafael Ortiz, y del Poder Judicial, José Manuel Arroyo (a.i.), junto a los jerarcas de los organismos policiales.

La consigna es ir a los barrios en los que se sabe que hay un intenso tráfico de drogas al menudeo, con el fin de quebrar las estructuras del negocio ilícito en sus orígenes, manifestó el ministro de Seguridad Pública, Gustavo Mata.

Paralelamente, el Poder Ejecutivo buscará acelerar la aprobación de varios proyectos de ley para dotar de recursos la lucha contra el crimen organizado. Uno de ellos es el impuesto a las sociedades anónimas, que fue eliminado por la Sala Cuarta a raíz de un defecto en su tramitación, y tendrá que ser aprobado de nuevo por los diputados.

El otro proyecto que el gobierno considera urgente de aprobación es el de la llamada Ley de Extinción de Dominio, que posibilita la expropiación de bienes producto de delitos como el narcotráfico, para ser utilizados en el combate al crimen.

Una situación sin precedentes

La violencia desatada por el negocio de drogas ha creado en el país una situación “atípica” que requiere acciones urgentes, reconoció el ministro de Seguridad, Gustavo Mata.

“En Costa Rica nunca se había dado una situación como ésta, que ha disparado los índices de asesinatos desde principios del año pasado. Esta situación es producto de la lucha de las bandas dedicadas al tráfico de drogas al menudeo”, aseveró el funcionario.

“La lucha por el control de los mercados de la droga y los robos de drogas de unos a otros” son los factores que están volviendo cada vez más cruento el enfrentamiento de las pandillas.

En este momento, aseguró Mata, el problema en Costa Rica no es el homicidio común, debido a robos en la calles o por asaltos a las casas, porque estas cifras han disminuido, mientras se infla la tasa de homicidios vinculados al narcotráfico.

“Esto implica un abordaje distinto de parte de los cuerpos represivos, hay que centrar los esfuerzos en la lucha contra la criminalidad organizada”, concluyó Mata.