Madrid. Las negociaciones sobre la deuda griega van llegando a su fin. El representante de la banca internacional, Charles Dallara, dijo ayer que ha presentado una propuesta "máxima" al Gobierno griego sobre lo que los acreedores de Atenas estarían dispuestos a aceptar como quita "voluntaria".

El Ejecutivo de Atenas, a su vez, se ha mostrado confiado en que habrá acuerdo a tiempo para que el país siga recibiendo la ayuda de sus socios. La posibilidad de que ambas partes lleguen a un pacto para superar uno de los escollos más importantes que afronta en estos momentos la crisis está animando a los mercados.

Al cierre, las Bolsas de referencia del Viejo Continente han registrado subidas de hasta el 1,6% en Milán, que era el que ha tenido el mayor repunte entre los europeos. El español Ibex 35 ha logrado acabar el día con un alza del 0,67% tras abrir la sesión en rojo mientras Fráncfort y París han avanzado en torno al medio punto porcentual. El FTSE 100 de Londres, por su parte, ha remontado un 0,95% a la espera de noticias desde Atenas y Bruselas, donde se han reunido los ministros de Economía y Finanzas de los países del euro.

En los mercados de divisas, la moneda única ha remontado posiciones frente al dólar y ha conseguido recuperar por primera vez desde el 4 de enero la cota psicológica de los 1,30 unidades del billete verde.

En cuanto a la deuda, el sobreprecio exigido a los países bajo presión frente a Alemania, cuyos bonos sirven de referencia para el resto, ha puesto fin al tono pesimista de la semana pasada. Así, al acabar las negociaciones en las Bolsas, el diferencial entre los títulos del Tesoro español a 10 años y sus homólogos alemanes, la conocida como prima de riesgo, ha bajado en unos 7 puntos básicos a 348. Para Italia, la mejora era de 13 puntos, hasta los 413, con lo que la distancia entre ambas se reducía considerablemente a favor del país transalpino condicionada por el cambio de referencia del bono español el pasado viernes.

La prima de riesgo de Francia, por su parte, mejoraba en 10 puntos básicos hasta el entorno de los 115, una evolución similar a la que ha registrado el diferencial de Austria. Por último, el sobreprecio exigido a los bonos a 10 años belgas con respecto a los alemanes ha bajado en unos 9 puntos, con lo que su prima de riesgo se situaba sobre los 208.

"Estoy seguro es de que nuestra oferta, presentada al primer ministro, es la oferta máxima coherente con un acuerdo voluntario", dijo el director del Instituto de Finanzas internacionales. Dallara añadió que a partir de ahora serán la UE y el FMI los que deben decidir sobre la deuda griega. "Estamos en una encrucijada y yo estoy esperanzado", había dicho poco antes. Atenas espera eliminar 100.000 millones del total de 350.000 millones de euros que debe para evitar la quiebra. Se espera que la quita ronde el 65% o 70%, según fuentes cercanas a las negociaciones.

El segundo rescate acordado en octubre para Grecia incluía la quita de la mitad de la deuda del país en manos privadas (una reducción nominal del 50% sobre 206.000 millones) y una inyección de 130.000 millones por parte de Europa y el FMI con el fin de reducir el peso del pasivo del Estado del 162% del producto interior bruto (PIB) actual al 120% en 2020, un nivel que se considera sostenible.

Para llevar a cabo la quita, los títulos de deuda ya emitidos se sustituirán por otros nuevos a 30 años y un tipo de interés que ha supuesto uno de los puntos más calientes de las negociaciones. Sin la participación de los bancos, no se activa el resto de rescate y la fecha límite es el 20 de marzo, cuando a Atenas le vence una deuda de 14.500 millones.

Este tema será debatido en la reunión de ministros de Finanzas de la zona euro. Resolver el problema y cerrar el canje de bonos es clave para que Atenas pueda afrontar el pago de su deuda de forma sostenible y evitar una suspensión de pagos caótica que podría poner en peligro a todo el bloque monetario.

Un funcionario del Eurogrupo ha avanzado a Reuters el orden del día. "Vamos a escuchar el informe sobre las negociaciones, ver hasta dónde han llegado y que los ministros digan qué es aceptable y qué no lo es en términos de resultado de las negociaciones", ha asegurado.

El comisario de Economía europeo, Olli Rehn, se ha mostrado optimista sobre la posibilidad de dar un paso importante en un proceso que se considera clave para avanzar en la solución de la crisis. "Las conversaciones han avanzado bien a nivel técnico y hoy seguramente podremos analizar el estado del diálogo entre el Gobierno griego y la banca en el Eurogrupo, y confío en que podremos concluir las negociaciones sobre la participación privada pronto, preferiblemente a lo largo de esta semana", ha afirmado Rehn a su llegada a la reunión de los ministros de Finanzas de la eurozona.

Por otra parte, la revista alemana Der Spiegel adelantó ayer que el primer ministro italiano, Mario Monti, y el presidente del BCE, Mario Draghi, quieren duplicar, hasta el billón de euros, la capacidad del fondo de rescate permanente europeo, el llamado Mecanismo Europeo de Estabilización (MEDE). Hoy, la propia directora gerente del FMI, Christine Lagarde, ha advertido de riesgo de una crisis de solvencia en España e Italia si no se amplía el fondo.Los dos italianos -al parecer con el apoyo de Francia, España y Portugal- consideran que esta medida, a la que se opone Alemania, devolvería la confianza en la UE y reduciría las primas de riesgo de los bonos soberanos. Draghi ha propuesto, según la publicación, que el MEDE, que empezará a funcionar a mediados de este año, incluya los recursos financieros que no se hayan consumido del fondo de rescate temporal, el Fondo Europeo de Estabilización Financiera.