"La Cancillería considera que la reciente publicación de la señora Gómez en una red social, relacionada con la señora Procuradora General de la República, constituye una situación que compromete la investidura y responsabilidades de una representante diplomática de Costa Rica", según un comunicado oficial.

El comunicado señala que el canciller habló con la funcionaria para aclarar la situación y las respuestas de la embajadora no fueron satisfactorias.

"Estos acontecimientos han tenido una severa repercusión no solo sobre la imagen del Ministerio de Relaciones Exteriores, sino del país", indica la Cancillería.

Gómez, que se hallaba en condición de embajadora designada pues aún no había presentado credenciales, escribió un comentario en su muro de Facebook calificando de "parcializada y servil" a la procuradora Brenes, en medio del escándalo que durante varios días tuvo al país en vilo.

"Antes de opinar sin bases, recordemos quién es y qué ha hecho la procuradora, parcializada y servil", escribió la embajadora desde Facebook al pie de un artículo publicado por el semanario Universidad.

Tanto Brenes como el ex viceministro Soley declararon esta semana ante la comisión legislativa de Ingreso y Gasto Público, que asumió la investigación del incidente.

Aunque Brenes insistió en que Soley le había ofrecido embajadas para que dejara el cargo, el ex viceministro aseguró enfáticamente que eso era falso y que su conversación con Brenes había sido en un ambiente privado y de informalidad.

Pese a que las declaraciones de la procuradora quedaron en entredicho tras la declaración de Soley, el gobierno consideró que el comentario de la embajadora fue inapropiado para una personas en un cargo diplomático.

"La prudencia y el respeto son pilares fundamentales de las funciones diplomáticas. En este caso, se trata de un cargo de confianza que implica una importante responsabilidad en la representación del país, por lo que este tipo de situaciones no pueden pasar sin la atención inmediata y adecuada de esta Cancillería", señaló el canciller Manuel González.