Así, los trabajadores estatales disfrutarán de toda una semana de descanso, pues los días jueves y viernes son feriados, informó la Presidencia en un comunicado.

La directriz del Ministerio de Trabajo indica que aquellos empleados que a aquellos empleados que tengan vacaciones pendientes se les rebajará automáticamente, y a quienes no los tengan se les adelantará los días de su siguiente periodo.

“El otorgamiento de vacaciones impactará positivamente al país, aumentando al menos en un 5% las reservas en hoteles y lugares de hospedaje, lo que equivaldría a un monto de 330 mil dólares diarios, cifra a la cual se le sumaría lo generado por restaurantes, auto rentistas, y tour operadores, entre otros.

“Aunado al tema del impacto positivo en el turismo nacional, se presentará un ahorro en términos del costo de los servicios básicos que implica el abrir los edificios para una afluencia muy baja de empleados que programan sus vacaciones en esas fechas y de ciudadanos que demandan los servicios de las instituciones”, añadió el jerarca de Trabajo, Víctor Morales Mora.

El ministro de Turismo, Mauricio Ventura, dijo que esta directriz representa un aliciente importante para la industria turística, ya que según los estudios de hábitos vacacionales, Semana Santa representa uno de los periodos en los que las familias costarricenses vacacionan más.

“El turismo es una actividad cuyos beneficios permean por todo el país, gracias a la generación de encadenamientos productivos”, señaló.