El presidente ejecutivo del CNP, Carlos Monge, señaló que la compra es una parte de la adquisición que realizará el Programa de Abastecimiento Institucional (PAI) de 10.000 quintales que se completarán en los próximos meses con los 3 mil quintales restantes.

La Administración Solís Rivera había anunciado un fuerte respaldo a la producción nacional de pequeña escala como parte del programa de reactivación de la economía y creación de empleo de calidad, en apoyo al desarrollo territorial.

“El impulso a la actividad frijolera es parte de las acciones por la seguridad y soberanía alimentaria y nutricional que el gobierno de la República ha comprometido, (con este tipo de acciones) se busca mejorar la competitividad de la producción frijolera y aumentar el consumo de frijol nacional, para dinamizar este sector productivo de nuestro país” agregó Monge.

La compra del grano por el CNP, beneficiará tanto al productor como al consumidor con un frijol de alta calidad y precios justos que es parte del apoyo a la actividad frijolera por parte del PAI.

El frijol es producido por 8 organizaciones que agrupan a 409 asociados de la región Huetar Norte y Chorotega: la Asociación de Desarrollo Social de Upala, Cooperativa El Porvenir, Coope Pueblo Nuevo, Ceproma Orosi, Coope Belice, Asociación de Desarrollo Social de la Cruz, Coopeser R.L. y la Cooperativa de Productores Agrícolas de Villa Nueva y México.

La compra se realizó a 35.000 colones por quintal, precio de referencia definido de acuerdo con un estudio de costos de producción realizado por un equipo técnico interinstitucional MAG-CNP-INDER, con el propósito de pagar un precio justo a los frijoleros.

Ceproma acopia el grano de organizaciones de Asentamientos del Instituto de Desarrollo Rural (Inder), con recursos en préstamo de un Fondo establecido en el convenio de cooperación Inder-CNP. Las cooperativas son integradas por decenas de pequeños productores locales que reunidos logran bajar costos, mejor comercialización y precios más justos.