El presidente Luis Guillermo Solís que “las opiniones que ha vertido (el embajador Picado) no las ha hecho reflejando la posición oficial del Gobierno".

"Los embajadores, me consta, reciben instrucción de la Cancillería antes de asumir sus cargos de que deben de ser cuidadosos al dar declaraciones porque pueden producir lo que se ha producido ya en varias ocasiones, malos entendidos y que se asuman como oficiales declaraciones que no lo son”, dijo el mandatario.

Picado, representante en Caracas desde hace dos meses, dio declaraciones al diario La Nación en las que aseguró que en materia de prensa ha encontrado en Venezuela “libre tránsito”, con lo

"En los puestos de venta me encuentro con periódicos y revistas cuyos contenidos expresan todo el arco iris posible de posiciones políticas e ideológicas", aseguró el diplomático ante una pregunta del diario.

"En los servicios de noticias y programas de opinión y análisis de la televisión, encuentro un libre tránsito", agregó.

El diplomático defendió también las potestades extraordinarias que le otorgó el Congreso al presidente Maduro, "ante la gravedad de la declaración emitida por (el presidente estadounidense Barack) Obama" en que declara a Venezuela una amenaza a la seguridad interna de Estados Unidos.

La cancillería emitió un comunicado en el que afirma que las opiniones del embajador "fueron inconsultas y no contaron con el aval de este ministerio".

"Por esa razón, se ha ordenado a la Dirección General de Servicio Exterior levantar un expediente (investigación), con el fin de valorar la normativa aplicable en aras de adoptar las medidas correspondientes", señala el comunicado oficial.

"El Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto no tiene compromiso alguno con ningún país o régimen en particular, cuando se trate del respeto de los derechos humanos y la libertad de prensa", añade la nota.