Según el mexicano, las últimas previsiones de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), que a principios de marzo preveían que la pandemia de coronavirus redujera el crecimiento mundial a 1,4% este año, ya parecen anticuadas y demasiado optimistas.

En noviembre, antes de que surgiera el covid-19, la OCDE  estimaba que el Producto Interno Bruto (PIB) mundial crecería este año un 2,9%.

"Incluso si no tenemos una recesión mundial, vamos a tener un crecimiento cero o negativo en muchas economías, incluidas las más grandes, por lo que (...) tardaremos más en recuperarnos", advirtió el lunes Gurría.

En su opinión, las incertidumbres asociadas a la pandemia, que ha paralizado la actividad en todo el mundo cuando muchos países están optando por el confinamiento o endureciendo el distanciamiento social, hacen que la conmoción económica sea ya más grave que tras los atentados del 11 de septiembre de 2001 o la crisis financiera de 2008.

El sábado, Gurría pidió un esfuerzo "internacionalmente coordinado" para tratar de mitigar el impacto masivo de la pandemia. 

"Este es el tercer y mayor choque económico, financiero y social del siglo XXI y requiere un esfuerzo global moderno similar al Plan Marshall y al New Deal, combinados", para evitar una "recesión prolongada", había dicho.