Foto: Archivo. El nuevo delito que será incorporado al Código Penal busca prevenir agresiones y crímenes por xenofobia y contra la personas de diversidad sexual. 

El nuevo tipo penal aplicará cuando se demuestre que el delito fue cometido a causa de la pertenencia de la víctima a un grupo etario, racial, étnico, religioso, nacionalidad, opinión política, situación migratoria, orientación sexual, identidad o expresión de género, discapacidad o características genéticas.

Este es el primer reconocimiento que existe en la legislación costarricense en materia de crímenes de odio. La iniciativa fue presentada por el diputado Enrique Sánchez Carballo, de Acción Ciudadana.

“Con la aprobación de esta ley, Costa Rica se convierte en el país número 49 del mundo en perseguir los delitos de odio y castigarlos con la pena más alta que hay en el Código Penal en el caso de los homicidios. Esta era una deuda señalada al país en múltiples ocasiones en el Examen Periódico Universal de Naciones Unidas”, indicó el Diputado.

Las penas para estos delitos motivados por odio serán las siguientes:

•  Homicidios motivados por odio: 20-35 años de prisión

•  Lesiones gravísimas: 5-10 años de prisión

•  Lesiones graves: 4-6 años de prisión

•  Lesiones leves: 9 meses-1 año de prisión

•  Agresiones con arma: aumentan un tercio

Explicó Sánchez Carballo que “los delitos de odio tienen una connotación diferente, y por eso es importante reconocerlos en la legislación y que tengan penas adecuadas. No solo se trata de un ataque a la víctima, sino que conlleva un "mensaje" contra ese grupo humano discriminado. Esto causa aún más conmoción y vulnera más la paz social, que un homicidio simple” consideró.

El proyecto tuvo el apoyo de instituciones como el Consejo Nacional de la Persona Adulta Mayor (CONAPAM), la Comisión Nacional de Personas con Discapacidad (CONAPDIS), el Comisionado de la Población Afrodescendiente, la Comisionada LGBITQ, la Defensa Pública, así como de las organizaciones especializadas Costa Rica Afro, CIPAC o CEJIL.