La

 

La jerarquía de la Caja Costarricense de Seguro Social prepara reformas al régimen de Invalidez, Vejez y Muerte para afrontar un déficit de flujo de caja de 35.000 millones de colones, aseguró este martes el Sindicato Nacional de Enfermería (Sinae), en un comunicado de prensa.

 

La denuncia, que no ha sido confirmada ni desmentida por las autoridades de la institución, habla de una reforma que se aplicaría en dos momentos. Para el primero se contempla revisar al alza la base contributiva mínima del sector de trabajadores independientes y restablecer el castigo a la pensión reducida, que había sido eliminado en 2007. Según Sinae, estas medidas podrían estarse aplicando hacia finales de este mes.

 

El segundo momento, según la organización sindical, que la CCSS intentará aplicar en el 2014 implica medidas radicales como aumentar la edad para pensionarse a los 68 años y aumentar las cuotas en general, incluyendo las que se cobra a los trabajadores.

 

“Este hecho enciende de nuevo las luces rojas, puesto que la reforma del 2005 y los ajustes hechos por la propia institución de forma inconsulta en el 2007, buscaban de nuevo la ansiada sostenibilidad financiera del sistema. Hoy los propios cálculos institucionales expuestos en el Comité de Vigilancia (de Sinae) indican que el régimen presenta un problema de flujo de efectivo que asciende a los ¢35.000 millones de colones para el 2013”, afirma el comunicado.

 

La organización instó al Poder Ejecutivo a valorar con “sumo tacto político este tema, puesto que una nueva reforma al IVM de la Caja, no debe bajo ninguna circunstancia ser cargada de nuevo al pueblo trabajador”.

 

El gobierno y la administración de la CCSS, deben buscar y encontrar formas ingeniosas para conseguir recursos frescos con que sanear y mejorar la gestión del régimen de pensiones, afirma Sinae, que también recomendó a la presidenta Laura Chinchilla investigar las situaciones que han llevado al sistema a su actual situación de crisis financiera e individualizar responsabilidades.