Con el hashtag #BuenasNoticias, la Organización de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) celebró la noticia de que “los niños y niñas más pequeños afectados por COVID se recuperan” y pidió a los adultos extremar medidas para prevenir el contagio "hay que evitar hasta donde sea posible llevar a los niños y niñas a lugares de alta concentración de población como lugares públicos o supermercados y evitar en lo posible el contacto cercano con otros niños o personas adultas fuera del hogar. La mejor protección es la distancia social y el lavado de manos”.

El ministro de Salud Daniel Salas, reconoció el compromiso de la población con las medidas sanitarias al reportar los 6 nuevos casos de COVID-19 registrados en las últimas 24 horas y 196 personas recuperadas.

Salas habló de apertura paulatina de actividades económicas en un proceso de “gran cautela y rigurosidad” que va a depender del impacto que la apertura pueda ir generando en el comportamiento de la curva de contagio, que será el termómetro.

De eso va a depender la apertura o el nuevo cierre de las actividades, dijo, vamos a emitir los lineamientos generales para las distintas actividades y cada sector se tiene que someter a los controles, afirmó.

El presidente Carlos Alvarado, adelantó que el lunes 27 de abril van a anuncian las nuevas medidas sanitarias frente al coronavirus, y una serie de medidas nacionales de amplio alcance de cara a una nueva normalidad, que requiere seguir manteniendo las medidas que tenemos, dijo, en orden de buscar esa nueva normalidad que vendrá cuando el país pueda abrir algunas actividades.

Alvarado negó que exista voluntad en el gobierno de debilitar a la Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS) como denunciaron un directivo de la institución y algunos sindicatos, “al contrario, tenemos la decisión de fortalecer a la CCSS” dijo al puntualizar que se trata de una de las instituciones más potentes y esenciales que tenemos.

Sin embargo, el presupuesto extraordinario aprobado en primer debate por la Asamblea Legislativa por 

CIFRAS DEL COVID-19

Al 23 de abril se registran 686 casos confirmados por COVID-19, con un rango de edad de uno a 87 años. Se trata de 329 mujeres y 358 hombres, de los cuales 620 son costarricenses y 67 extranjeros de varias nacionalidades.

Por edad son  618 adultos, 35 adultos mayores y 34 menores de edad, de este total 22 pacientes se han recuperado satisfactoriamente.

Las personas recuperadas son 196 con un rango de edad de uno a los 86 años, de las cuales 97 son mujeres y 99 son hombres, por edad tenemos 171 adultos, 13 adultos mayores y 12 menores de edad.

Se contabilizan casos recuperados en 44 cantones de las siete provincias, siendo Alajuela el cantón que más casos reporta para un total de 42 personas.

Se encuentran 13 personas hospitalizadas, de las cuales ocho se encuentran en cuidados intensivos, con un rango de edad de los 44 a los 76 años. Se contabilizan seis lamentables fallecimientos, todos hombres con un rango de edad de 45 a 87 años.

Se contabilizan casos positivos en 59 cantones de las siete provincias. A este momento se han descartado 8.032 personas y se han procesado en total 12 073 muestras.

UNA PRUEBA HECHA EN COSTA RICA

Un equipo de trabajo integrado por expertos en biología molecular, fisiología, virología, microbiología, genética y biotecnología está en plena búsqueda de las pruebas hechas en nuestro país a partir de componentes que permitan identificar la presencia o ausencia del virus en las personas, también trabajan en la elaboración de más partes de los kits y activos de laboratorios.

Las investigaciones se realizan en varios laboratorios e institutos de las universidades públicas bajo la rectoría de la CCSS y el Ministerio de Salud, con participación del Laboratorio Nacional de Investigación en Bíotecnologías y empresas privadas.

El estudio realizado en Costa Rica busca la adaptación de protocolos para sustituir partes o etapas de kits comerciales usados actualmente en los laboratorios, por otros que cumplan la misma función, pero empleando insumos y reactivos de menor demanda y desempeño validado con muestras clínicas. Esto permitirá tener a disposición pruebas propias elaboradas en el país.

En este escenario, instituciones públicas, empresa privada y las Naciones Unidas se han propuesto validar un protocolo alternativo para identificar la presencia del virus SARS-CoV-2, indicó Randall Loaiza Montoya, director del Centro Nacional de Innovaciones Biotecnológicas (CENIBiot).

“En términos generales, la detección del virus por medio de RT-PCR consiste en tres pasos que son: la extracción de material genético viral, retrotranscripción y detección. Técnicamente es posible sustituir componentes, reactivos o tecnologías para esos pasos, por otros que tienen una menor presión de demanda en el mercado mundial y presumiblemente de más fácil acceso. El gran reto está en lograr que la sensibilidad y especificidad clínica de un protocolo alternativo, sea comparable con la de los kits comerciales” explicó Loaiza Montoya.

Hemos conformado un equipo de trabajo y una red de apoyo logístico grande que nos permitirá acelerar el proceso de prototipado y prueba para poner los resultados al servicio de las autoridades competentes lo antes posible”el director del CENIBiot.