La consulta técnica sobre el tema estructural se solicitó al CFIA, después de que el Centro de Conservación del Patrimonio Cultural frenó el inicio de las obras en marzo pasado, alegando que el diseño aprobado opacaría la vista del conjunto de edificios que son patrimonio arquitectónico y alertaron de un posible riesgo estructural para las demás edificaciones.

Los resultados del estudio que dio a conocer el diputado Henry Mora, presidente Legislativo, revelan que "no se determinaron aspectos fundamentales que hagan que la obra no se pueda ejecutar con un buen nivel de seguridad, no solo para el nuevo edificio sino también para los edificios existentes".

Sobre las dudas de cimientos y el comportamiento del edificio, señaló el diputado Mora, "se puede indicar que en la etapa de diseño en que se encuentra el proyecto hay un buen nivel de detalle y de investigación" por lo que el Colegio de Ingenieros y Arquitectos dio el visto bueno para que se continúe con el proceso de construcción de la nueva sede del Congreso.

Mora explicó, a finales de la semana pasada, que el estudio solicitado por la Asamblea Legislativa concluye que la propuesta para construcción de la nueva sede del Congreso, "no tiene desde el punto de vista técnico condiciones que imposibiliten el desarrollo y ejecución de la obra".

Sobre el anuncio hecho por el presidente de la Asamblea Legislativa, el administrador del Fideicomiso del Banco de Costa Rica, entidad que financia el proyecto, Leonardo Acuña, afirmó que "el dinero está disponible" y que espera que con este informe los funcionarios del Ministerio de Cultura cambien de criterio y se pueda iniciar la obra.

El estudio ya fue remitido a la ministra de Cultura, Elizabeth Fonseca, y está prevista una reunión en los próximos días. La nueva estructura se construiría encima de dos edificios que están declarados patrimonios: el edificio principal del Congreso y la Casa Rosada.