La Defensora, Monserrat Solano, explicó que Gil Trejos, de 55 años, está detenido e incomunicado y sin sus medicamentos desde el 26 de mayo, en Nicaragua y que las gestiones de su familia y del Ministerio de Relaciones Exteriores costarricense ante el gobierno y la justicia de Nicaragua no han obtenido una respuesta que permita tener acceso a él.

La solicitud la presentaron la familia de Gil Trejos y la Defensoría de los Habitantes y se sustenta en la “flagrante, sistemática y continua” violación a los derechos humanos por parte de las autoridades nicaragüenses.

Ninguna persona y ningún costarricense, puede permanecer incomunicado por tanto tiempo, una medida así viola los derechos humanos de Gil, dijo la Defensora este lunes en la revista matutina de Canal 13, y además destacó el derecho a que se le provean los medicamentos que necesita, sin los cuales podría sufrir un deterioro de su salud.

Costa Rica, dijo Solano, tiene la potestad de pedir el respeto de los derechos humanos de sus ciudadanos fuera del país. Nicaragua suscribió convenios internacional de derechos humanos que está en obligación de respetar para todas las personas, nicaragüenses y no nicaragüenses.

El sábado anterior, la cancillería costarricense recibió información del vice cónsul de Costa Rica en Managua, sobre el estado de Gil Trejos, detenido en la cárcel El Chipote, en Managua, donde lo mantienen con otra persona más en una celda de dos por dos.

El Ministro del Exterior, Manuel González, manifestó que, por lo menos sabemos que está vivo y que permanece en un calazo que está en condiciones deplorables, como el resto de ese presidio.

El funcionario confirmó que Gil no ha tenido acceso a un abogado, ni atención médica desde que fue detenido y que tampoco se le ha permitido la visita de miembros de su familia. "Es una situación lamentable para cualquier ser humano, nos sorprende la falta de comunicación y respuesta" de parte de Nicaragua, manifestó González.

González dijo que según información Gil Trejos fue detenido por una alerta de Interpol emitida en 2013, a raíz de un supuesto fraude del que fue acusado en México, donde residió durante 30 años.

Las medidas cautelares solicitadas a la Comisión Interamericana se sostiene en que hay una “flagrante, sistemática y continua” violación a los derechos humanos de Gil Trejos.

Esta medida se suma a otras acciones que se realizan, este lunes se presentó también un recurso ante las autoridades de Nicaragua por parte de la familia, la Defensoría de los Habitantes y el Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (Cejil) para la protección del detenido.