Israel ya lleva adelante su plan de anexión de una parte de Cisjordania, en contra del clamor internacional en contra de esta decisión. 

Durante una reunión semestral del Consejo sobre el conflicto israelo-palestino, en la que participaron varios ministros a pedido de la Liga Árabe, el informe subraya que una anexión sería "devastadora para la solución de dos Estados".

También "amenazaría los esfuerzos para avanzar en la paz regional" y destruiría la perspectiva de un Estado Palestino viable", agregó Guterres, quien exhortó a oponerse al proyecto incluso dentro de la sociedad israelí.

Se espera que el gobierno del primer ministro, Benjamín Netanyahu, anuncie el 1 de julio su estrategia para poner en práctica el plan de Estados Unidos para el conflicto, que incluye la anexión de las colonias judías y el valle del río Jordán, una vasta planicie agrícola en Cisjordania, y la creación de un Estado palestino en un territorio reducido.

Los palestinos rechazaron por completo el plan.