Ministro de Hacienda Elián Villegas se comprometió a dialogar con transparencia sobre el acuerdo y los compromisos con el FMI (Foto: Presidencia).

Ministro de Hacienda Elián Villegas se comprometió a dialogar con transparencia sobre el acuerdo y los compromisos con el FMI (Foto: Presidencia).

El proyecto de ley que habilitará al gobierno para firmar un préstamo con el FMI por un monto de $2.250 millones, que se destinará a la atención de la crisis económica generada por la pandemia, debe ser aprobado por el Plenario Legislativo. El Ejecutivo, que en agosto maneja la agenda del Congreso, allanó el camino para su aprobación la semana anterior pero los diputados de oposición se negaron a aprobarlo.

Los ex altos funcionarios de gobierno del Partido Acción Ciudadana (PAC), aprovechan el impasse para recordar a Villegas el compromiso que asumió en una reciente audiencia en la Asamblea Legislativa para abrir “un dialogo con distintos actores políticos, en el marco del proceso de diálogo recién iniciado por el Gobierno de la República, sobre la situación fiscal, la recuperación económica y la creación de empleo”, señalan quienes suscriben. La carta completa se reproduce después de estos párrafos.

No puede ser de otra forma, dicen los firmantes, que piden el inicio de “una sana discusión sobre la negociación del acuerdo con el FMI, como parte de la estrategia global del gobierno para sacar esta economía adelante”.

Le proponen a Villegas varias preguntas para orientar el diálogo “¿cómo se llevará a cabo este proceso?, ¿cómo se sincroniza (o no) con la estrategia de reactivación y creación de empleo?, ¿cuáles son los condicionantes solicitados por el FMI?

¿Ha explorado el gobierno alternativas a este acuerdo que no impliquen ajustarse a una agenda de reformas complejas y no consensuadas socialmente?

Otras preocupaciones que expresan son el plazo y monto del acuerdo Stand-By con el FMI, que se extendería por 3 años y por un monto de $2.250 millones. A esto agregan que, en los próximos 3 años el país tendrá vencimientos de deuda del orden de los $10.950 millones, de acuerdo con información con corte a mayo del propio Ministerio de Hacienda. ¿Cómo va a hacer frente a estas obligaciones?

La misiva a Villegas la firman los ex ministros, diputados y ex diputados del PAC: Luis Felipe Arauz Cavallini, ex ministro, MAG, Javier Francisco Cambronero Arguedas, ex diputado, Luis Ramón Carranza Cascante, diputado, Elizabeth Fonseca Corrales, ex diputada y ex ministra de Cultura, Edgar Gutiérrez Espeleta, ex Ministro, MINAE, Melvin Jiménez Marín, ex ministro de la Presidencia, Nidya Jiménez Vásquez, ex diputada, Sara Salazar Badilla, ex presidenta ejecutiva de RECOPE.

Además: Emilia Molina Cruz, ex diputada, Henry Mora Jiménez, ex diputado, Welmer Ramos González, diputado, Leda Zamora Chaves, ex diputada, Steven Núñez Rímola, ex diputado y ex ministro, MTSS, Marco Vinicio Redondo Quirós, ex diputado, Olga Marta Sánchez Oviedo, ex ministra, MIDEPLAN, Silvia Yanina Soto Vargas, ex presidenta ejecutiva del IFAM, Fernando Alonso Rodríguez Garro, ex vice ministro de Hacienda

TRANSCRIPCIÓN COMPLETA DE LA CARTA AL MINISTRO ELIÁN VILLEGAS

Señor Elián Villegas Valverde. Ministro, Ministerio de Hacienda. S.D.

Estimado señor ministro: Costa Rica se enfrenta a un reto irresoluto de enormes proporciones, que como país nos afecta desde hace muchos años, décadas quizás, como lo es el desbalance fiscal estructural.

La inestabilidad fiscal nos pone en una posición de mayor vulnerabilidad, pero además agudiza los efectos de la crisis, haciéndonos correr el riesgo de que los problemas sociales derivados de la pandemia de la COVID-19 dejen una huella profunda en el bienestar de los habitantes del país, que se pueda extender por muchos años.

En ese sentido, señor ministro, queremos tomarle la palabra, luego de que usted señalara en la Asamblea Legislativa días atrás que se llevará a cabo un proceso de dialogo con distintos actores políticos, en el marco del proceso de diálogo recién iniciado por el Gobierno de la República, sobre la situación fiscal, la recuperación económica y la creación de empleo.

En específico le solicitamos que se abra una sana discusión sobre la negociación del acuerdo con el FMI, como parte de la estrategia global del gobierno para sacar esta economía adelante, que debe incluir aspectos como los siguientes: ¿cómo se llevará a cabo este proceso?, ¿cómo se sincroniza (o no) con la estrategia de reactivación y creación de empleo?, ¿cuáles son los condicionantes solicitados por el FMI?, ¿cuáles los objetivos y los resultados esperados de la misma?, ¿qué alternativas puedan vislumbrarse?, así como los impactos político y social derivados de las respuestas a estas preguntas.

Se ha dicho públicamente que el acuerdo Stand-By con el FMI se extendería por 3 años y que sería por $2.250 millones, no obstante, en los próximos 3 años el país tendrá unos vencimientos de deuda por $10.950 millones, según la información con corte a mayo del propio Ministerio de Hacienda.

A eso debe sumarse los requerimientos por el déficit previsto, tanto en el segundo semestre de este año como el de los próximos años. Siendo que los montos del acuerdo con el FMI son bajos en relación con estas necesidades, por ejemplo, para el próximo año apenas cubriría un 10% de las necesidades brutas de financiamiento. Entonces nos preguntamos: ¿tiene sentido entrar en un proceso que puede ser traumático políticamente, con un impacto social incierto y ser recesivo en el corto plazo en términos de la actividad económica y la misma capacidad de generar empleo?

¿Ha explorado el gobierno alternativas a este acuerdo que no impliquen ajustarse a una agenda de reformas complejas y no consensuadas socialmente? ¿Qué reformas se espera que acompañen este proceso y en qué momentos se van a empezar a discutir con el resto del país? Dado que el acuerdo con el FMI no llena ni tan siquiera una parte significativa de las necesidades de financiamiento para los próximos años, ¿a qué otras fuentes se prevé que el país eche mano para atender estas necesidades?

Nos parece correcto que se abra un diálogo en este punto en particular, desde una perspectiva técnica, con un amplio grupo de actores, no solamente con los partidos políticos, o con solo un grupo limitado de colegas economistas, que manejan una única posición alrededor del tema, a sabiendas de que hay otras posturas al respecto.

Pedimos a usted, respetuosamente, un espacio para tener esta discusión y expresarle nuestras razones en cuanto la disposición de dialogar sobre este paso tan importante que el país estaría por dar. Entendemos que nuestro deber como ciudadanos es aportar a la construcción de soluciones para los problemas más importantes del país, y esperamos tener el espacio para poder hacerlo.

Quedamos a la espera de su amable respuesta a esta solicitud y agradecemos de antemano la atención a la misma.

Atentamente, y siguen las firmas.