"Ya fuimos alarmados en junio y reaccionamos de forma evidente, pero al parecer debemos continuar haciéndolo", lamentó Fabius en el marco de un encuentro de los ministros europeos del ramo en Luxemburgo. "Entre socios es inaceptable la violación de la esfera privada mediante el espionaje y es necesario garantizar rápidamente que esas prácticas no se repiten", añadió.

"Le Monde" informó que la Agencia Nacional de Seguridad (NSA) de Estados Unidos no sólo espió comunicaciones telefónicas de sospechosos de terrorismo, sino también de personas del sector empresarial, de la política y la administración francesas. Por eso, Francia reiteró que considera "totalmente inaceptable" el espionaje al que fueron sometidas decenas de millones de comunicaciones.

"Hemos pedido que se aporte en el plazo más breve una respuesta tangible a nuestra preocupación", declaró el portavoz del Ministerio, donde fue convocado esta mañana el embajador de Estados Unidos en Francia, Charles Rivkin.

"Le Monde" explicó que la NSA tenía varias formas de espiar en Francia. "Cuando se utilizaban algunos números de teléfono en el país activaban una señal que automáticamente desencadenaba la grabación de ciertas conversaciones". La NSA también utilizó palabras clave para recuperar mensajes de texto y su contenido y grabar sistemáticamente el historial de sus comunicaciones.