“Consideramos que debe respetarse la libertad sindical, esto implica el derecho a huelga, a la libre sindicalización y a las negociaciones colectivas, por lo tanto, nos oponemos a los proyectos que se encuentran en la corriente legislativa que impulsan el Salario Único y el Empleo Público, los que atacan las convenciones colectivas y los acuerdos y normativas laborales”, expresó el coordinador del Bloque Unitario Sindical y Social Costarricense (BUSSCO), Luis Chavarría.

Tanto BUSSCO como Patria Justa, los dos principales bloques sindicales, acudieron a la reunión con la intención de que se abra un diálogo, “con resultados concretos y factibles, sobre éstos y otros temas que afectan a los trabajadores.

“Solicitamos que se reactivaran las mesas de análisis y resolución de las situaciones especiales entre el BUSSCO y la jerarquía de instituciones como el Ministerio de Educación, la Caja Costarricense de Seguro Social, la Universidad de Costa Rica”, indicó Chavarría.

Las organizaciones sindicales proponen una política de salarios crecientes, tanto en el sector público como el privado, para lo cual solicitan cambiar la dinámica de las negociaciones salariales, que se realizan cada semestre entre el gobierno, el sector privado y los sindicatos.

También plantean la necesidad de establecer límites al aumento tarifario de los servicios públicos, reducir las tasas de interés y controlar el constante incremento en los precios de bienes de consumo.

“También hemos definido vital emprender acciones para el fortalecimiento de la Caja Costarricense de Seguro Social, por el rescate de su autonomía, contra la privatización de los servicios, la eliminación de las listas de espera y la prestación de servicios públicos oportunos y de calidad. Y la temática de las pensiones no se quedó por fuera, pues el BUSSCO se opone a las reformas regresivas en esta temática”, apuntó Chavarría.

La agenda sindical incluye también el rechazo a la transformación del impuesto de ventas del 13% en un impuesto al valor agregado del 15%, así como el impuesto al salario.

El BUSSCO realizó un paro y una nutrida marcha el pasado 16 de octubre para llamar la atención sobre sus demandas, mientras que Patria Justa prepara una acción similar para el próximo lunes 26.

Gobierno garantiza apertura

Por su parte, el presidente Solís reiteró a los sindicatos la apertura del Poder Ejecutivo a un diálogo y negociación de los temas que preocupa a los trabajadores, pero mostró su disconformidad con los movimientos de paro en el sector público.

“Paralizar al país no conviene, primero porque no hay razón para hacerlo y segundo porque es un costo que esta economía no puede asumir, estamos para trabajar más, no menos”, expresó el gobernante.

Solís aseguró que un movimiento indefinido de huelga en el sector público “es un despropósito” cuando el gobierno está dispuesto a negociar y a emprender acciones para resolver los problemas.