Alberto Salom, rector de la Universidad Nacional (UNA).
Alberto Salom, rector de la Universidad Nacional (UNA).

“Las dudas razonables externadas, son suficientes para que de manera responsable, en el marco de la autonomía universitaria, reconsideremos la ejecución de este proyecto”, manifestó el rector de la institución, Alberto Salom, en un comunicado.

“En paralelo a las consideraciones técnicas, que siempre han primado en forma transparente en la adjudicación de los diferentes proyectos y que son atribución de oficinas técnicas de alto nivel de nuestra institución, hay valoraciones que las trascienden en este caso y nos hacen tomar esta decisión. Ante cualquier interés particular debe prevalecer el interés general, la estabilidad y la búsqueda de consensos para poder salir como país de la situación actual; es la hoja de ruta a seguir”, agregó el funcionario.

El proyecto, a un costo de 14 millones de dólares, incluía la construcción de soda y comedor estudiantil, un escenario con concha acústica, espacios para actividades culturales y recreativas, bodegas, oficinas administrativas, un centro de monitoreo de seguridad, entre otras instalaciones.

La UNA había planeado esta obra hace varios años y había hecho una previsión presupuestaria para llevarla a cabo.

Inicialmente, Salom defendió la inversión por considerar que es de importancia para el desarrollo de la actividad académica de la UNA, que experimenta un significativo rezago en materia de infraestructura, según su criterio.

El rector, sin embargo, considera que es propio de la Universidad Nacional la escucha y el diálogo con la comunidad nacional y que, en virtud de las preocupaciones que generó el proyecto, lo mejor es suspender su ejecución.