La decisión fue adoptada por el Consejo Superior por iniciativa de la Universidad Nacional (UNA) de Costa Rica durante la CV sesión extraordinaria celebrada el 20 de noviembre en la Universidad de San Carlos, Guatemala.

“Nos entusiasma el acuerdo unánime de las Universidades de Centroamérica adscritas al CSUCA de aprobar nuestra iniciativa, la cual previamente fue avalada por el Consejo Universitario de la UNA, luego en el Consejo Nacional de Rectores-CONARE”, señala un comunicado de la institución.

Esto “confirma el papel clave de las universidades estatales como instituciones líderes en los campos científico, artístico y cultural, que pueden y deben contribuir a la transformación de la sociedad”, en este caso promoviendo la sustentabilidad ecológica, mediante la construcción de conocimiento y la formación de profesionales orientados a hacer posible una cultura basada en una ética del cuidado del Planeta y de quienes lo habitan”, señaló la UNA.

El comunicado califica de “urgente” que las naciones se unifiquen para contribuir en la solución de problemas como el calentamiento global, la pérdida de la biodiversidad, la merma en la disponibilidad de agua de calidad en cantidad adecuada y la desertificación, entre otros.

“Esta dinámica es fruto de los modelos de desarrollo prohijados por el ser humano y por lo tanto, está en sus manos reorientar el rumbo; requerimos dejar atrás la etapa de autodestrucción para ir ya construyendo una cultura basada en la ética del cuidado de la vida: cuidar la Tierra y cuidarnos como seres humanos unos a otros”, indica la institución.

“De ahí, la sensibilidad del tema y la necesidad de que la instituciones universitarias contribuyan en la resolución de los problemas ambientales, especialmente aquellos de contaminación y de impactos directos sobre el ambiente por actividades comerciales e industriales”, concluyó.