Los establecimientos comerciales se han comprometido a observar estrictos controles en el cumplimiento de los protocolos sanitarios.

De acuerdo con las cifras del ministerio de Hacienda, la recaudación de impuestos durante las primeras dos semanas de noviembre de 2020 fue de 173.132 millones de colones, un 2,2% más en comparación con el mismo periodo del año anterior.

“Dicho incremento es una señal positiva, pues evidencia que la economía costarricense ha iniciado el proceso de recuperación”, aseguró la ministra de Planificación y coordinadora del equipo económico, Pilar Garrido.

Hasta ahora, a pandemia había tenido un impacto negativo muy fuerte en la recaudación fiscal. En abril, un mes después de que se presentaron los primeros casos de Covid-19, la recaudación cayó un 24,4% y en octubre un 8%.

El crecimiento en noviembre “marca un punto de inflexión”, manifestó Garrido, “y es razón para tener un cauto optimismo”.

El incremento en la recaudación fue impulsado principalmente por un aumento de 13,28% del impuesto al valor agregado (IVA), un 3,91% en la recaudación del impuesto al consumo y un 2,68% en la recaudación de renta.

En agosto pasado, el gobierno impulsó un nuevo modelo de “gestión compartida” de la crisis provocada por la pandemia, el cual implicó una apertura considerablemente amplia de las actividades económicas con estricta aplicación de protocolos para contener la expansión de los contagios.

Distintos sectores como las municipalidades, las organizaciones de la sociedad civil, el empresariado, las instituciones del gobierno y otras instancias comparten la responsabilidad de vigilar que las medidas de prevención se respeten en los establecimientos comerciales y espacios públicos.

Bajo ese modelo, la expansión de la pandemia no ha sobrepasado los límites que ya tenía antes de la apertura e, incluso, durante algunos periodos ha mostrado una tendencia a la baja.