En el libelo se asegura que el Frente Amplio pretende abarrotar los servicios médicos de la CCSS con nicaragüenses, y se hace otras afirmaciones calumniosas y amenazantes como que “no podemos dejar la Caja en manos de comunistas dictadores”.

Aunque la carta circulante es anónima, UNDECA afirma tener conocimiento de que está siendo distribuida por “altas y medias jerarquías” de la institución.

“Esta maniobra no es más que la copia de lo que ya se hizo público y se denunció de empresas privadas, intimidación, amenazas y coacción del voto para las próximas elecciones de febrero, algo que es totalmente repudiable, anti-democrático e ilegal”, puntualizó.

“Por estas circunstancias estamos solicitando a la Presidenta Ejecutiva de la Caja, las gerencias y su Junta Directiva, procedan de inmediato a realizar una profunda investigación que identifique y sancione a los responsables, tal y como lo ha expresado el Tribunal Supremo de Elecciones”, agrega el comunicado sindical.

UNDECA expresó que espera de las más máximas autoridades de la Caja una respuesta clara a la denuncia, que demuestre que no hay complacencia ni participación en tales hechos.

Héctor Fernández, del TSE, dijo que los abogados de la institución están trabajando en el caso para determinar cómo proceder, mientras que la gerente médica de la CCSS, María Eugenia Villalta dijo también que se investiga la denuncia y que las autoridades de la institución tienen claro que no pueden hacer proselitismo electoral.