Zumbado fue condenado por el Tribunal de Juicio de Hacienda por los delitos de “influencia contra la hacienda pública” y complicidad en el delito de “enriquecimiento ilícito”, mientras que Hay fue condenada por “influencia contra la hacienda pública” y “enriquecimiento ilícito”.

Según la Fiscalía de Probidad y Transparencia, Zumbado aprobó la contratación de Hay como consultora para un proyecto en que ganaría 50.000 dólares, de los cuales llegó a cobrar 7.400, al tiempo que recibía salario como secretaria en el Ministerio de Vivienda.

Los fondos de ese proyecto corresponden a una donación que hizo Taiwán en 2007 por 1,5 millones de dólares, cuyo objetivo era solventar los severos problemas de vivienda de la comunidad de Rincón Grande de Pavas, al oeste de San José.

Gran parte de esos recursos se desviaron a pagar “consultorías” de lujo a amigos y allegados del Partido Liberación Nacional.

El tribunal condenó a ambos ex funcionarios a pagar los 7.400 dólares que recibió Hay y, adicionalmente, condenó a Zumbado a pagar 15 millones  de colones y a Hay 10 millones por daño social.

Los dos ex funcionarios anunciaron que apelarán la sentencia por considerar que no se garantizaron plenamente sus derechos durante el proceso.

Fernando Zumbado renunció en agosto de 2008 al cargo de ministro de la Vivienda luego que se ventilara que más de 300.000 dólares de la donación de Taiwán, la última que el gobierno de Costa Rica le sacó al estado asiático antes de romper relaciones diplomáticas, se había canalizado a una fundación privada de la que el ex ministro había sido fundador y que preisió hasta unos días antes de asumir el ministerio en 2006.

En ese momento, Zumbado dijo que la prensa y enemigos políticos le habían montado un “linchamiento”.